SOBRE LOS DÓLMENES DE ANTEQUERA

SOBRE LOS DÓLMENES DE ANTEQUERA

(por: Marianna García Legar)

Queremos agradecer profundamente a la Abuela Marianna Garcia Legar de Arboleda de Gaia, por compartir este hermoso texto que ha escrito, describiendo tan bellamente estos dólmenes, estos úteros de la Pachamama, que llaman a todas las mujeres, para sanar, para recordar, para equilibrar nuestra feminidad…

Sin dudarlo este lugar trae esa memoria de la tierra, de los ancestros y ancestras, que sin importar cuál sea el origen, todos compartimos, pues todos somos Hijos e Hijas de la Pachamama.

Reconocemos este hermoso trabajo, este legado y su autoría con profundo agradecimiento y respeto!

Jallalla!!!
Warawara · Neila Marquina.

 

Foto: Manuel Romero Calatayud

Nombrado Patrimonio de la Humanidad en 2016, el Conjunto Arqueológico de Antequera está formado por tres santuarios monumentales de tipo dolménico, que conservan intactos sus túmulos y estructuras interiores. Estos son Menga y Viera –dos dólmenes monumentales– y El Romeral –el tholos más grande de la península–.

Se cree que fueron necesarias más de 8.000 personas, procedentes de diversos clanes, para construir estos monumentos que conforman uno de los complejos megalíticos más importantes de la prehistoria europea. Una vez construido, innumerables clanes llegarían allí desde muy lejos, para unirse en las celebraciones de la Tierra y depositar los huesos de sus muertos, ya que estos lugares también eran tumbas comunales. Los templos megalíticos fueron, también, espacios de encuentro y celebración de la Rueda del Año. Los dólmenes de Antequera son anteriores al patriarcado, ya que los expertos afirman que la gente que los construyó era pacífica y carente de jerarquías o armas.

Menga –llamado el dolmen más bello y perfecto del mundo, de una antigüedad que ronda los 6.000 años– es el dolmen de mayores dimensiones de la cultura megalítica, la cual se extendió por toda Europa y el Mediterráneo, encontrándose sus principales centros en Bretaña, Sur de Gran Bretaña, Irlanda y el sur de la península ibérica.

Se cree que Menga y Viera fueron concebidos como una sola obra, aunque Menga se construyó primero. Está claro que Viera fue un sepulcro, en tanto que Menga podría haber sido un espacio interno ceremonial, lo cual explicaría su singularidad. El Romeral, construido 500 años más tarde, es el tholos más grande de la península. Se cree que el complejo antequerano estuvo en uso ceremonial continuado durante unos 2.500 años.

La vinculación del conjunto con las montañas de La Peña y El Torcal, donde se han encontrado importantes vestigios arqueológicos, nos presenta un centro sagrado ceremonial cuya importancia pudo gestarse hace unos 9.500 años hacia el Paleolítico final; y donde, hace unos 6.000 años y ya en el Neolítico, se emprendió la construcción de estos espacios.

Los túmulos, vientres de la madre tierra

Una de las características más importantes de los monumentos de Antequera es que los tres conservan su túmulo o cubierta original, colina circular artificial hecha con piedras y tierra. Todos los dólmenes y tholos estaban cubiertos por un túmulo, pero la inmensa mayoría de ellos ya no existe.

Cuando observamos el paisaje, vemos claramente que estos túmulos simulan un embarazo de la Tierra. Estos templos están literalmente enterrados, representando su pasillo una vagina que desemboca en una cámara final a modo de útero. La estructura misma de la planta de Menga es claramente uterina y, en realidad, también lo son las plantas de todos los dólmenes. La mayoría fueron concebidos para dejar los huesos de los muertos en la cámara-útero final. Cuando, en los equinoccios, el sol penetra como un falo por el corredor-vagina hasta iluminar la cámara-útero final, ésta es inseminada simbólicamente de nueva vida con la fuerza de la luz solar.

Sabemos la importancia que las cuevas tuvieron para nuestros antepasados paleolíticos, para quienes fueron templo, refugio temporal y taller. También sabemos que esa importancia incluía aspectos prácticos, pero también simbólicos. Para la cosmogonía matrística de nuestros ancestros la cueva era el útero de la Tierra, lugar de la renovación de la vida y del renacimiento. En los llamados santuarios profundos de las cuevas rupestres, la humanidad creó el arte ceremonial y los ritos de paso que generaban estados trascendentes de consciencia.

Por tanto, tiene lógica que, cuando durante el neolítico nuestras comunidades pastoras, recolectoras y artesanas acometieron la construcción de templos, perpetuaran ese simbolismo a través construcciones perfectamente integradas en el paisaje que imitaban cuevas uterinas, enterradas bajo túmulos cuya apariencia simulaba un embarazo de la Tierra.

La orientación de los monumentos

La orientación de los 3 monumentos de Antequera es tan singular que llamó la atención del arqueoastrólogo Michael Hoskin, el mayor especialista del mundo sobre el tema que ha estudiado y medido la orientación de más de 3.000 dólmenes de Europa y el Mediterráneo. Hoskin considera única y muy relevante la combinación de orientaciones del conjunto megalítico antequerano.

Si bien Viera tiene la orientación habitual de los dólmenes europeos, que posibilita la entrada del sol por su corredor en los equinoccios, no ocurre lo mismo con Menga y El Romeral. Menga se orienta hacia la montaña llamada La Peña de los Enamorados; en tanto El Romeral mira hacia El Torcal, paraje montañoso único, también Patrimonio de la Humanidad. La alineación de Menga y El Romeral subraya la importancia que tenían esas dos montañas para las primeras comunidades megalíticas

La Peña no sólo es una montaña extremadamente singular por su perfecta representación del perfil del rostro de una persona acostada, sino porque también alberga un abrigo rocoso con pinturas rupestres, característico lugar sagrado neolítico, alineado con Menga, cuya entrada se visualiza perfectamente desde el abrigo.

El Torcal es un conjunto montañoso extremadamente singular, que presenta en sus rocas perfiles que simulan figuras. Lugar misterioso de clima muy cambiante, está sembrado de cuevas. En la Cueva del Toro ya habitaban hace 7.400 años algunas de las comunidades pastoras, artesanas y recolectoras que, siglos después, construirían los monumentos de Antequera. Allí se encontró la llamada “Venus del Torcal”, figura que representa a la Gran Madre prehistórica bajo un cuerpo femenino que toma la forma de las torcas propias de ese paisaje y que ostenta una gran vulva. Esta figura es especialmente importante, ya que vincula estos pueblos con la cultura matrística paleolítica, donde las mal llamadas “venus prehistóricas” eran, en realidad, símbolos protectores que representaban a la ancestra primordial, en este caso clarísimamente la montaña de El Torcal con forma de cuerpo de mujer. Un ejemplo excepcional que demuestra que la Gran Madre era, también, la madre Tierra.

Estas orientaciones telúricas y no celestes de los monumentos de Menga y El Romeral, no sólo sitúan en un tiempo aún más remoto la cosmovisión y el origen de sus constructores, sino que demuestran que el más relevante conjunto megalítico español vinculaba los monumentos con dos parajes naturales sagrados, a la vez que los mismos monumentos “se vestían” a sí mismos como espacios naturales integrados en el paisaje. Clara seña de identidad del culto a la tierra y a la naturaleza característico de nuestros antepasados, para los cuales cultura y naturaleza estaban unidas en un solo concepto.

Probablemente este conjunto ceremonial sito en el enclave antequerano, vía natural de comunicación entre la Alta y la Baja Andalucía y, también, entre la Costa del Sol y la Andalucía interior, ya era un lugar de encuentro, celebración y actividad ritual desde antes de la construcción de los monumentos durante el Paleolítico final.

Notas sobre la estructura de cada uno de los monumentos del conjunto antequerano

Menga

Menga es el que se construyó primero de los tres y es uno de los monumentos megalíticos más extraordinarios del mundo, el más importante conocido en la península ibérica. Ejemplo de la creación de espacio interno que acometieron las comunidades megalíticas, tiene una longitud interna de 27,5 m, una anchura de 6 m y 2,7 m de altura. Situado bajo un túmulo de 50 m de diámetro, fue construido con ortostatos, que son piedras enormes talladas, cortadas y transportadas hasta el lugar.

Su planta tiene forma uterina, y su cámara está compuesta por 7 ortostatos a cada lado. Cubren el techo 4 piedras descomunales que rondan las 250 toneladas. En el amplio espacio central tiene un pozo circular de 1,5 m de diámetro, cavado minuciosamente en la roca hasta conectar, a 19,5 m de profundidad, con las aguas subterráneas.

Su orientación es telúrica, no celestial, y desde su interior se ve, perfectamente enmarcado por la puerta, el perfil humano que La Peña simula.

Menga ha estado abierta siempre, desde hace 6.000 años, y ha sido utilizada a través de generaciones para diversos fines como vivienda, establo, eremitorio, etc., bajo el nombre popular de Cueva de Menga o Cueva del Mengal.

Viera

Situado a pocos metros de Menga, Viera es un sepulcro de corredor, construido también con ortostatos.

Tiene una longitud de 19 m, con 3 tramos separados entre sí por dos puertas perforadas (la primera rota e incompleta). Su ancho es de 1,3 m, y su altura de 2 m. La losa que cubre la cámara es la mayor del sepulcro y alcanza los 5 m de altura. Su túmulo mide 50 m de diámetro.

Está orientado al amanecer del sol de los equinoccios, como es habitual en la gran mayoría de los dólmenes europeos.

El Romeral

Es el tholos más grande de la península. Construido 500 años después que los otros monumentos, su técnica arquitectónica es distinta y está formada por mampuestos, que son lajas de piedra medianas y pequeñas unidas sin argamasa alguna.

Tiene dos cámaras magníficas con forma de colmena, la más grande de 5,2 m de diámetro. Ambas fueron creadas mediante la técnica de aproximación de hiladas cubierta por grandes ortostatos. La puerta de acceso a la cámara es muy elaborada. Dentro de la cámara final hay, en el suelo, una gran piedra caliza de 20 cm de espesor, que parece haber sido un altar para ofrendas.

La orientación de El Romeral también es telúrica, ya que mira hacia El Torcal, paraje simbólico de gran importancia.

8 formas de sincronizar tu energía en Otoño

Hand holding yellow maple leaves on autumn sunny background. Han

Ya se acerca una de las fechas más bonitas del año, el Equinoccio de Otoño, en que nuestra Pachamamita equilibra su ciclicidad y entramos en un periodo de mayor interiorización… ¿Estás lista para ese cambio?

Otoño, es un tiempo para volver al Equilibrio… hemos salido al fin de todo el movimiento de verano, idas, vueltas, viajes.. la energía de verano nos saca hacia fuera de nosotros y poco a poco esa sensación de estar dispersos va desapareciendo dándonos paso a una sensación de armonía, de equilibrio con nosotras mismas. Y aquí te dejo algunas propuestas para sincronizarte con la energía de este tiempo:

  1. El clima cambia, y poco a poco llegará el frío, pero de momento esta energía cálida y templada nos invita también a templarnos por dentro, a entrar en nuestra paz interior.  Así que aprovecha estos primeros días de otoño para ir a la naturaleza a respirar esa calma que vuelve a nuestro corazón y sentir ese cambio que hace la naturaleza, y recibir los mensajes de los abuelos árboles.
  2. Preparate para dar la bienvenida a este cambio de Ciclo, qué importante es sincronizar nuestra energía con la de la Pachamamita, de nuestra madre tierra, ella nos invita siempre para hace que nuestro reloj interior, nuestro reloj biológico se equilibre con su propio movimiento. Así que este 21 de septiembre (otoño en el hemisferio norte) puedes celebrarlo haciendo algo muy sencillo a la vez que profundo:

     –  Un día antes, ve pronto a dormir e intenta comer ligero (no carnes), y por la mañana antes de que salga el sol, busca un lugar donde puedas recibir los primeros rayos de esa energía solar!  Enciende tu velita y recibe esa energía, enraizando a través de tu cuerpo, tu corazón, tus raíces esos primeros rayos dorados que nos equilibran.
    –  Puedes aprovechar para hacer una meditación con tus chakras, haciendo uso de tu imaginación y de tu intención para llevar esa energía dorada por cada una de las ruedas de energía que te equilibran.  Y soltar aquello que ya no necesitas.
    Esta ya de por sí, es una ofrenda muy sencilla de lo más valioso que tienes: “tu tiempo” y una forma de celebrar tu sincronía con la Pachamama.

  3. Haz tu altar de otoño! Conecta con la energía que te trae este tiempo del año,  así como en primavera nos llenamos de flores, este es un buen tiempo para recoger en los bosques, prados o en tus paseos por los jardines de la Pachamama, esos elementos que te recuerdan la energía del aprender a soltar, libertarte o a ir ligera. Hojas, piñas, ramitas… elige aquello que pueda recordarte tu tarea en este tiempo sagrado. Si puedes compártelo con los niños! que seguro les encantará y es una forma de compartir las sabiduría de la naturaleza!
  4. Honra tu templo, tu tierra… ¿Cómo has tratado tu cuerpo en verano? Entre las trasnochadas, fiestas, picoteos por aquí y por allá, verano muy pocas veces es un incentivo para cuidar el cuerpo, sino todo lo contrario, por esto al llegar otoño y volver hacia nosotras mismas llega también la invitación para cuidar nuestro cuerpo, para realizar una desintoxicación y fortalecer nuestras defensas.  Toca mimarnos a nosotras mismas con una buena alimentación, buscar algunas infusiones de plantas para liberarnos de toxinas y tomar alimentos o complementos que nos preparen para el cambio de tiempo.
  5. Revisa tu cosecha interna… esta es una de las mejores épocas del año para comenzar a revisar nuestra cosecha interior, es decir ser conscientes de aquello que recogemos de nuestra siembra anual:  Hemos viajado?, hemos conocido personas diferentes?, que cambios hemos hecho?, qué experiencias hemos vivido?, hemos sanado?, qué queríamos soltar y seguimos cargando?, qué propósitos hemos en todo este tiempo, qué nos falta aún por cumplir?, cómo ha sido nuestra cosecha de amores, amistades y tribu?, es el tiempo para preguntarnos por lo esencial, por aquello que realmente merece ser conservado. Así que tómate un tiempo, saca lápiz y papel y aquello con lo que te quedes déjalo en tu altar de otoño y lo que despides, entrégalo a ese fueguito sagrado que se activa al inicio del invierno.
  6. Agradece la abundancia… otoño es la época en que los últimos frutos de la tierra se recogen, aquellos que tomaron el sol y se nutrieron de su energía, las aves celebran esa abundancia, la cornucopia se llena y recogemos todo lo que necesitamos para el largo invierno, y no hay nada mejor que celebrarlo con nuestros seres queridos! Otoño une a la tribu, a nuestro clan, a nuestra familia, a nuestros amigos… es hora de dejar aquello que nos separaba y aprovechar esta energía para reunir a todos alrededor de nuestra mesa y celebrar dando gracias a la Madre Tierra a nuestra Pachamamita por toda la abundancia que siempre nos da.
  7. Prepárate para honrar a tus ancestros..., entramos en un tiempo mágico a finales de octubre y principios de noviembre, esa línea que une lo visible e invisible se hace tan fina que podemos sentir la magia a nuestro alrededor, es una energía diferente a la de primavera, el calor del fuego nos llama a reunirnos con él para conectar con la amorosa energía de quienes nos antecedieron, nuestros ancestros y recordar sus enseñanzas, su vida, ponerles un altar honrando nuestro árbol ancestral, ese árbol sagrado del que nuestras raíces también se alimentan… Puedes durante este tiempo, dedicarte a realizar tu árbol ancestral, a honrar tu linaje materno y paterno. Y a finales de octubre cuando todos celebran halloween… piensa en tus ancestros y honrarlos en tu altar.
  8. Y finalmente organiza tu próximo año.. ¿qué sembraras esta vez?… Recuerdo a mi abuela, cuando cosechaba los frutos de la siembra, me decía que era importante elegir entre todas, cuáles serían el semillero para la próxima vez, es muy importante elegir la semilla para tener un buen fruto, me decía… así que también podemos honrar el otoño  haciendo nuestro sincronario, organizando nuestras actividades, sueños y anhelos para el año que viene, prepararnos para activar nuestros pedidos en el Solsticio de Invierno!

Espero que estas pequeñas sugerencias pueden ayudarte a sincronizarte en este tiempo… cuéntame cómo te va, si quieres deja aquí tus comentarios y tus experiencias. y   Te deseo un maravilloso inicio otoñal!

Jallalla!
Warawara – Neila Marquina
Wilumi · Sacerdotisa de la Pachamama, la luna y el sol

14 Oct · Honrando el útero de la Madre Tierra (Antequera)

dolemenes_14oct

Circulo Amawtico en los Dólmenes y Peregrinación al “Torcal”*

HONRANDO EL ÚTERO (MATRIZ) DE LA PACHAMAMA

14 de Octubre · 10.30 a 17:30 · Antequera – Málaga

 

Invitamos a todas las mujeres, a las guardianas de la Madre Tierra, mujeres medicina, sacerdotisas, magas de luz, abuelas sabias, niñas y niños, hombres que están sanando su relación con lo femenino y a toda la Tribu Amawtica de los diferentes puntos de la península ibérica, a participar en este Circulo Amawtico y compartir vuestros mensajes desde el corazón.

Sentimos el llamado de estos lugares de poder, antiguos centros ceremoniales, Dólmenes prehistóricos  que desde hace miles de años han servido para la conexión de los seres humanos con el espíritu sagrado de la Madre Tierra.

Templos femeninos, úteros que despiertan y nos convocan a mujeres de diferentes partes del planeta, para sanar y recordar  nuestra conexión ancestral con la  Madre Tierra (Pachamama) y activarnos en este punto sagrado en el Sur de la Península que recibe toda la energía del Continente Africano.

El propósito que nos guía, es pedir por la sanación de la Femenidad de todos los pueblos que habitaron esta península y por la sanación de las matrices (úteros femeninos) de todos sus descendientes. Declarando, con este acto, el restablecimiento del vínculo que une a todas las mujeres con la Pachamama (Madre Tierra).

Honraremos los tres dólmenes, hoy en día reconocidos como patrimonio de la Humanidad por la Unesco, que conservan su cubierta original, un túmulo de tierra que los cubre a modo de vientre uterino, cuyo acceso se da por un corredor/vagina por donde entra la luz solar en el Solsticio de Verano (Dolmen de Viera), mientras los otros dos tienen una orientación a las montañas sagradas que le rodean la Peña de los Enamorados (Dolmen de Menga) y hacia el Torcal (Dolmen del Romeral), que los hace únicos en toda Europa.

Luego, nos dirigiremos hacia el Torcal (*), Declarado también como Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco,  un espacio mágico y maravilloso, donde fluye la energía de la Madre Tierra.-En este lugar sagrado, entregaremos nuestras ofrendas y así cumpliremos nuestro propósito.

PROPUESTA INTENCIONAL: QUE HAREMOS?

  • A partir de las 10.30 nos encontraremos en medio de los Dólmenes de Viera y Menga, donde iniciaremos nuestro Círculo de Palabra Sagrada, nos limpiaremos energéticamente y después de pedir permiso a los guardianes tutelares de este espacio sagrado, nos adentraremos individualmente a estos templos uterinos para activar nuestros propósitos y ofrendas. (Dolmen de Menga y Dolmen de Viera)
  • En función del tiempo nos acercaremos hacia el Dolmen del Romeral antes de partir hacia el Estacionamiento del Torcal. (*)
  • Donde compartiremos un Círculo de palabra para compartir nuestras experiencias y un apthapi – comida comunitaria.
  • Una vez listos, recorreremos este este espacio sagrado, hasta encontrar el lugar exacto donde entregar nuestra ofrenda simbólica y cumplir con nuestro propósito comunitario.
  • Finalmente, nos despediremos al retorno en Antequera, honrando el camino compartido en nuestro corazón

(*)  NOTA IMPORTANTE: La Peregrinación al Torcal, se ajustará a la disponibilidad de coches, este espacio natural está a 45 minutos de Antequera, por ello es importante: Si tienes espacio y la posibilidad de acercar a otras personas lo comuniques en el momento de tu inscripción.

QUE NECESITAS LLEVAR:

  • Tu ofrenda simbólica: una flor amarilla, cuarzos  o semillas.
  • Ven con alguna prenda de color blanco y si puedes con falda.
  • Trae tus elementos de sanación para activarlos en este lugar sagrado.
  • Trae algo de comida y/o bebida sana para compartir comunitariamente.
  • Trae tus botas de montaña o zapatillas de deporte. (Debido a lo irregular y escarpado del terreno, se desaconseja totalmente cualquier otro tipo de calzado.)
  • Trae tu ropa de abrigo suficiente, incluso un chubasquero. (El paraje Natural Torcal de Antequera se encuentra a más de 1.200 metros de altitud y tiene un clima propio de media montaña. Comprueba en esta web la previsión meterológica: http://goo.gl/s6iy8S.
  • Si lo necesitas trae tu gorra y crema solar.

 

INSCRIPCIONES:  

Rellena el Formulario de pre-inscripción.En 24hrs. después de recibir tu ficha, me pondré en contacto contigo. Enviando todos los detalles.

ACOMPAÑA:

Warawara · Neila Marquina –  Wilumi Sacerdotisa de la Pachamama, la luna y el Sol
Representante de la Escuela de Sabiduría Amawtica  de Choquepajcha de Tiwanaku (Bolivia)
Trae el mensaje para del Warmi Pachakuti, para el tiempo de lo Sagrado Femenino.

 

 

CONOCER MÁS…

Sigue leyendo

Memoria y Ancestralidad (Conferencia)

amawta_salamanca

Querida Tribu!

A quienes estáis cerca de las hermosas tierras de Salamanca os invitamos a participar a esta conferencia magistral sobre “Memoria y Ancestralidad. Códices Sagrados andinos y sus centros de poder ¿Tiene futuro esta humanidad? .

Que será impartida por el Amawta (sabio) Fernando Ergueta, Mensajero de los Andes, el día 20 de Septiembre de 2018!

Os esperamos!

Jallalla!!

 

 

Sobre los nuevos códigos femeninos (1)

mensajelunanueva

Jallalla kullakitas!

Hoy es luna nueva, y la abuelita phaxsi en su amor profundo nos trae un mensaje muy bonito, cortito y especial a todas las mujeres que nos reconocemos como hijas de la Pachamama.

“En este tiempo sagrado que estamos viviendo, el Warmi Pachakuti, todas a lo largo del planeta estamos recibiendo información muy valiosa. Nuevos códigos, formas de comprender la vida, de ver el mundo están siendo transmitidos a las mujeres en los diferentes estados de consciencia, a través de los sueños, de meditaciones, de cantos, de visualizaciones, viajes guiados, etc., y todas y cada una estamos intentando hacer que estos códigos de sanación se activen en nosotras y nos permitan sanar.

Nuestra abuela sagrada nos advierte, de la importancia de guardar el misterio hasta que los mensajes recibidos a través de estos códigos, sean puestos en práctica en nuestra vida y podamos hablar desde la coherencia, la experiencia y la veracidad.

Nos dice también, es importante que en este tiempo no generemos apego a nada de lo que recibimos, los códigos son repartidos en toda la humanidad, no hay una idea que pertenezca a nadie de forma exclusiva, todas las mujeres estamos recibiendo una y otra vez los mismos mensajes, son miles de puntos de vista diferentes sobre el mismo tema y esto es muy necesario para ampliar nuestra visión, para abrir nuestra mente.

Nos advierte no entrar en competencias o comparaciones, sino respetar la visión de cada mujer, honrarla y aprender de esa visión sin tomarla como única verdad. Es tiempo de abrir nuestra mente, nuestro corazón, para escuchar a todas las mujeres que nos rodean, para comprender su “punto de vista” y sanar

Hace unos meses, dice la abuelita, que nos enviaron nuevamente el código de la Ternura, buscad información, muchas mujeres están escribiendo, hablando sobre esta medicina que debemos recuperar, la Ternura es un don femenino, está relacionado con el restablecimiento de nuestra inocencia, tan necesaria para alcanzar estados de elevación espiritual y conexión con los seres de luz y la Madre Sagrada, Pachamama.

Es importante, nos dice, que des-aprendamos y liberemos los patrones de la competencia y la comparación, esta herida tan profunda que tiene lo Femenino en este momento, transmuten estos patrones, utilizenlos como medicina para sanar vuestras propias heridas de no-valoración, de no-reconocimiento, de no-aceptación que está en vuestro linaje.

Los abuelos guaraníes nos recuerdan: “Todo punto de vista es sagrado, el de una piedra, una planta o un insecto, el de cada ser humano…” ¿Cómo creer que yo tengo la verdad sobre todas estas formas de ver el mundo?.

Esta visión es importante para abrirnos a la co-creación de comunidades femeninas, comunidades equilibradas, que tengan su eje en la Pachamama y sean activadas desde la energía amawtica, pues el nuevo tiempo tiene esta vibración: la búsqueda del equilibrio en todas las formas, desde los códigos que trae la sabiduría ancestral de los andes, sabiduría Atlante-Tiwanakota para este tiempo.

Volved a escucharos desde el corazón, nos dice mama Phaxsi, desde la profundidad de vuestra esencia, es tiempo de que los círculos femeninos, se abran a la escucha profunda y al silencio, a meditar en lo que cada mujer aporta, en lo que cada mujer trae como mensaje. Todas somos mensajeras en el tiempo del Warmi Pachakuti, los mensajes del nuevo tiempo tienen que llegar a todos los confines de nuestra madre sagrada para seguir el plan divino, el plan universal y que Pachamama pueda dar un salto cuántico con todos sus hijos e hijas. Aprendendamos a escuchar.

“Mujeres, hijas de la Pachamama, mujeres luna, mujeres medicina, sanadoras, mujeres cíclicas, sacerdotisas, wilumis, mujeres de luz, a todas mis hijas me dirijo para dar este mensaje en este eclipse lunar, en el que estamos haciendoos llegar información a través de vuestros sueños. Escuchadnos!! · Mama Phaxsi”

Mensaje de Luna nueva de Agosto.

Jallalla!! Que este mensajito llegue a los corazones!

Warawara
Wilumi, mensajera de las estrella
Sabiduría amawtica femenina

Agosto, mes de la Pachamama

¿Cómo celebrar y honrar a nuestra madre sagrada?

IMG_20180609_132400.jpg

Este es un tiempo muy bonito para nosotros, es el mes en el que de forma “simbólica”, todos sus hijos en los Andes, celebramos el “cumpleaños” de nuestra mamá sagrada Pachamamita. Por esto, en esta oportunidad quería compartirles un poquito de aquello que he aprendido y recibido sobre cómo poder celebrarla durante todo este mes de Agosto, independientemente del lugar donde estemos.

Hace unos días atrás, una hermanita del alma me preguntaba, Warawara ¿Porqué celebramos el mes de agosto como el mes de nuestra Pachamama? ¿Qué pasa con el 22 de Abril? y ¿No sería lo mejor celebrarla todo el año?

Desde luego que es importante celebrarla todo el año, ojalá viviriamos tal y como lo hacen nuestros hermanos de los pueblos originarios: Vivir con consciencia plena toda nuestra existencia, honrando cada día lo que representa Pachamama. Si fuera así, probablemente habrían muchas sabias y sabios sobre la piel de nuestra mamita y el cambio estaría aún más cerca. Lamentablemente esto no es así, aunque no estamos tarde. ¡Todavía podemos hacerlo!

Respecto al 22 de abril, es interesante reflexionar, cómo para evitar la consciencia diaria, continua, caemos en la celebración de una sola fecha, un solo día como “Día de la Tierra” que al final es una convención social que representa solo a un grupo de intereses. (Si lo dudáis, investigad sobre ello, cuestionad las convenciones humanas). Por nosotros si hay oportunidad, siempre la celebramos! este día también, porque es es bonito celebrar a la mamá y dedicarle nuestro amor, pero desde mi punto de vista, no debemos caer en pensar que es un sólo día al año, por lo menos hagámos una vez al mes, como lo hacen en mi tierra, Bolivia, honrarla cada primer viernes!

Y porqué ¿agosto?, por qué este mes?.
En los Andes estamos en pleno invierno, toda la tierra descansa, no hay cultivos, ni cosechas. Este mes se denomina “lakan phaxsi”, el mes en que la Pachamama abre su boca, su corazón, se regocija y está de fiesta con todos sus hijos. No se trabaja el campo pues no es tiempo de producir, sino de agradecer, de honrar, de celebrar el AYNI, el equilibrio y la reciprocidad con la Pachamama, por todo lo que hemos recibido de ella, que no es poco.

Este tiempo debemos aprender a detenernos en nuestro hacer diario, y dedicarnos aunque sea un momento, para hablar con la Mamita, pedirle perdón, contarle nuestros problemas, nuestras alegrías, para reconciliarnos con ella y reflexionar sobre qué clase de hijos hemos sido en este último año.

Por eso, este mes está lleno de fiesta, de colores, de inciensos, sahumerios, ofrendas… hasta la iglesia celebra la “Ascensión de la Virgen el 15 de agosto!!.. porque la virgen en ese sincretismo andino, también representa a nuestra “Madre Tierra”.

Desde el 1º de Agosto, todo el pueblo Andino celebra esta comunión con Pachamama, honra el Ayni. Pero no nos equivoquemos, no es una celebración exclusiva del pueblo Andino, (aunque sean estos pueblos sagrados quienes han guardado la memoria), sino, es una invitación a TODOS LOS HIJOS E HIJAS de la Pachamama, allí donde estemos!!

Y ¿Cómo celebrar a la Pachamamita si no estamos en los Andes?

No es difícil ofrendar a nuestra mamita sagrada, lo más valioso que tenemos, como siempre nos dice Amawta Fernando, es nuestro tiempo. Y esa es la primera ofrenda que podemos dedicarle, TIEMPO, para conectar con ella, para hablarle, para abrirle nuestro corazón y reconocernos como sus hijos. ¿Hace cuánto que no hablas con mamá? ¿Hace cuánto que no vas a su encuentro a los bosques, a las montañas?

Otra ofrenda, simbólica, es preparar de todo aquello de lo que tu también te alimentas y, ese primer plato, esa primera bebida, entregarle primero a nuestra mamita sagrada!! Devolverle un poco de lo que ella nos da, llevar al bosque, a la montaña, a un lugar alejado y quieto que te permita estar en comunión con ella, ve con tus flores y semillas, con tus cantos, con tu amor, y entrégale un poquito de eso que ella nos ha dado para alimentarnos, dale primero a ella, comparte con ella!! No es hacer picnic! es compartir comunitariamente nuestro alimento, nuestros dulces, nuestras bebidas con ella!
Y sobretodo! cuidarla, honrar nuestro compromiso, usar menos bolsas de plástico, ser conscientes de todo lo que consumimos, qué compramos, realmente lo necesitamos?, separar nuestra basura, reciclar, reutilizar, limpiar los parques, los bosques, los ríos, cuidar el aire, no usar productos tóxicos y hacer todo lo posible por vivir sanamente, equilibradamente…y honrarnos a nosotros mismos, a los animales, a los bichitos, a todo lo que existe, eso también es honrar a nuestra mamá, porque todos somos ella!

Que este sea para ti un hermoso mes de Pachamama!!! un mes de compartir, reflexionar, cuidar a mamá y cada día honrarla con cada paso que demos!

Jallalla!!!

Warawara · Neila Marquina
Sacerdotisa de la Pachamama, la Luna y el Sol

Reconocer y equilibrar nuestra dualidad

En esta luna llena con Eclipse, lunita de la Dualidad, comparto esta primera entrada del VideoBlog, que os prometí hace varios días atrás tocando este tema que es importante para poder tener una vida en equilibrio.

Una reflexión sobre nuestra Dualidad, desde los Andes, no esto es un principio que está relacionado con la Complementariedad, y de ahí que sea tan importante para quienes estamos en el camino rojo, el camino sagrado de la Pachamama, que nos devuelve siempre hacia el equilibrio.

Al ser un tema tan profundo, poco poco iremos profundizando en su significado! Aquí os dejo el video y espero vuestros comentarios y preguntas!

Jallalla!!

Warawara · Neila Marquina

Si queréis recibir los mensajes para los próximos videos en directo, no olvidéis suscribiros al Boletín donde mandaremos las actualizaciones!