Mensaje Luna Llena de Marzo

01 de marzo, 2018
21 DÍAS de preparación para el EQUINOCCIO
“meditaciones, mensajes, canalizaciones y sueños”

En el hemisferio norte empezamos el ascenso hacia la primavera y poco a poco las lluvias se hacen presentes, nutriendo la tierra y permitiendo que las semillitas que hemos sembrado empiecen a despertar. Mientras que en el Hemisferio sur, las lluvias y el calor del verano se alejan y los árboles frutales empiezan a dar sus frutos más sabrosos para las cosechas otoñales. Toda la Pachamamita está cambiando su energía, mientras la luna abuela en el cielo sonríe a quienes celebran la vida y honran sus ciclos.

Así iniciamos este ciclo de 21 días de preparación para el Equinoccio, con reflexiones o meditaciones diarias para honrar este tiempo de cambio y de conexión con los ciclos sagrados de la Madre Tierra, tal como nos enseña la Sabiduría Amawtica Tiwanakota.

Hace un año que nuestra hermanita Nayjani, contadora de lunas nos acompaña desde las estrellas, y en honor a su memoria y a la de muchas otras mujeres medicina que nos guian desde el cielo de nuestros ancestros, honramos esta luna de marzo como la Luna de las Sacerdotisas y las mujeres sabias.

Y ellas nos recuerdan la importancia de prepararnos conciencialmente para el cambio de energía, a partir de:

“Revisar nuestra siembra y nuestras semillas…”
semillas

El tiempo invernal nos ha llevado hacia dentro de nuestra cueva, de nuestro ser interior, en el que hemos gestado nuestros sueños, proyectos, ideas, nuevos anhelos, nuevas ilusiones que como pequeñas semillas han ido germinando en el calor del hogar, al lado de nuestro corazón.

Durante este tiempo han estado esperando el tiempo adecuado para ser sembradas, pero antes, necesitamos tomar nuestro tiempo para revisarlas, ver cuáles han echado ya su rizoma, cuáles están ya fuertes y preparadas para enraizarse y cuáles no han germinado y necesitan más tiempo o desecharse.

Aquellos sueños, proyectos, ideas que han ido cogiendo fuerza debemos darles más energía, entregarlos a la Pachamamita, a la vida, a la tierra y pronto con la energía expansiva de primavera, echarán raíces fuertes y brotaran sus primeras hojitas, esos amorosos resultados que nos dicen que ese sueño-proyecto va bien encaminado, es parte de nuestra misión, está en nuestro camino para este año.

Pero por parte, algo difícil que requiere de nuestra sabiduría es también elegir las semillas que necesitamos desechar, pues muchas veces nos pasa que tenemos proyectos en los que hemos invertimos tiempo, energía y mucho de nuestro entusiasmo por verlos crecer, pero finalmente no tienen raíz, estas semillas, también debemos entregarlas a tierra, pues serán el abono que se reciclará y fecundará aquellos nuevos sueños y proyectos.

Es de mujeres sabias saber elegir: ¿A qué proyectos les doy toda mi atención, energía, tiempo y los siembro en la tierra para que crezcan y más adelante den frutos? y ¿Qué proyectos libero y entrego a la tierra, agradeciendo por la experiencia que me han dado pero que ya no son parte de mi camino?

Y así como decimos proyectos, podemos decir relaciones, sueños, trabajos, anhelos… pues aprendemos de la Pachamama y de la vida que fluye a través de la naturaleza, estas sabias lecciones que nos recuerdan las sacerdotisas, las Wilumis.

Que esta Luna Llena.. nos ilumine para que sepamos elegir desde nuestro centro.

Jallalla!!

Warawara · Neila Marquina
Sacerdotisa de la Pachamama, de la Luna y el Sol
Mujer Amawtica · Sabiduría Ancestral Femenina

 

Un día vas a parirte a ti misma

Les comparto este bello texto de Elena Plaes, para sentirnos en nuestras profundidades en este día de Luna Nueva…
Un abrazo de sol y luna.
Awicha Awilulu (Abuela Sabia, Vieja e Inocente).

foto ee

foto: Stefan Steinbauer

Lo más poderoso que vas a hacer en la Vida va a ser Parir.

Si consigues mirarte a los ojos en tu propio reflejo para después cerrarlos y comenzar a bailar con tu Sombra, rebuscar en tu historia y resistir firme, vas a parirte a tí misma.
Un día, vas a parirte a tí misma.

De repente algo te atravesará hasta estremecerte y erizará tu piel hasta que duela, y a partir de entonces, ya no podrás mirar hacia otro lado.

Demasiado tiempo dormida, demasiado tiempo perdida, demasiado tiempo sola.

Un día vas a ponerte de parto y un parto Mujer, es imparable. Un parto es como estar en medio de una poderosa tormenta eléctrica, majestuosa, amenazante, oscura… y a la vez llena de luz cegadora, de energía concentrada en un sólo momento y en un sólo lugar.

Vas a notar que tus sentidos se agudizan y una maldita necesidad de sacudirte. No vas a poder dejar de moverte, de mover tus caderas, estirar tu columna, sacudirte y retorcerte, llorar y reír a la vez, gritar, cantar… En un parto todo vale, todo lo que tú necesites vale: ¡que no te acallen, que no te detengan!

Somos manada y en el viaje encontrarás a más, algunas perdidas, otras de parto a las que tal vez en ese momento no comprendas, y algunas recién paridas, con esa luz, con ese poder…

Somos manada y aprenderemos a cuidarnos, alimentarnos y darnos calor las unas a las otras.

En algún momento de la Vida deberás elegir entre la amargura y el amor hacia tí misma y justo ahí empezarás a gestarte. Buscarás y buscarás , probarás cosas que jamás te atreviste a probar, cada célula de tí se transformará mientras tejas consciente la vivencia de tu propia gestación. Olfatearás, agudizarás tu instinto, sentirás más intensamente y tu sentido del gusto cambiará por completo.

Posarás las manos en tu Útero, olvidado, pervertido con desprecio de siglos y que empezará a latir al compás de la nueva Vida que estarás creando y tu parto será húmedo y cálido, sin más desgarros ni cicatrices porque éste parto es la cura para amarte criatura.

Dadora de Vida es tu Naturaleza, te lo debes por todo lo que sufriste y sufrieron antes de tí, escucha La Llamada, prepárate, acepta el desafío y Date a Luz. Luego explícalo, compártelo, cuéntalo, escríbelo, cántalo, báilalo, que nos llegue a todas y que todas nos nutramos de tí.

Un día Mujer, vas a parirte a tí misma

Aceptar nuestra Dualidad

Mamani Mamani

Para nuestros ancestros, para los abuelos y abuelas, amawtas y sabios de Tiwanaku, este tiempo que denominamos el Warmi Pachakuti, el retorno de lo sagrado femenino, es también un momento en que la humanidad está saliendo de la oscuridad hacia una nueva era de luz.

Al ver todo lo que nos rodea, podemos pensar que es todo lo contrario, que no hay luz que nos rodee, sin embargo tenemos que reflexionar y meditar para comprender qué están diciendo realmente.

Cuando es de noche, nuestros ojos se acostumbran a ver en la penumbra, no vemos claro, pero a medida que pasa el tiempo, nos acostumbramos a la oscuridad,  identificamos siluetas, vemos formas y muchas veces intentamos no movernos mucho para no chocar y no caernos, imaginamos el rostro de la otra persona, y nos hacemos una idea de lo que nos rodea, sin embargo “no vemos con claridad” y solo hace falta prender una pequeña luz para empezar a ver dónde estamos.

En este tiempo, en general, la humanidad está bastante perdida,  porque no sabemos dónde estamos, no sabemos cuál es nuestro lugar.

“En la noche que vivimos, nos creímos el centro del universo, dueños del planeta y de todo cuanto nos rodea. Sin embargo, al amanecer, al venir el alba, podemos ver nuestro tamaño, nuestra forma, nuestro rostro y el de todo lo que nos rodea. Así descubrimos que somos mucho más pequeños de lo que nos habíamos imaginado y que estamos en un lugar mucho más grandioso que aquel que veíamos en la penumbra!”

Cuando sale el sol, todas las sombras se manifiestan… sucede lo mismo en este tiempo del Warmi Pachakuti, está amaneciendo para la consciencia de los seres humanos y estamos empezando a “ver” lo que nos rodea. Sigue leyendo

Entrevista a la Abuela Rita Rupik

No hay que enseñar. Hay que Ser…
abuelaritapitka1

Nací en un barco de pesca, en una isla de 6 km2, en Alaska, soy yupik. Viuda, me queda una hija y 6 nietos. Fui la primera persona en Alaska que obtuvo el título de médico de Medicina Tradicional y como tal, trabajo en la Fundación South Central, pero no he ido a la escuela.

Su bisabuela conocía el camino que usted iba a recorrer…
Yo me crié con las abuelas sabias, caminé con ellas y aprendí de ellas sin hacer preguntas.

¿Por qué sin preguntas?
La mejor manera de enseñar es sencillamente siendo.

Sí, señora.
Todas las abuelas sabían que yo sería una gran sanadora y una líder espiritual, pero la que más confiaba en mí era mi bisabuela, fue ella la que me entregó las trece piedras y las trece plumas de águila, para “cuando las abuelas por fin se reúnan”.

¿Todas ustedes tienen visiones?
Sí, yo empecé a tenerlas a los cuatro años y desde entonces tengo el poder de sanar y lo ejerzo, pero le aseguro que yo no hago nada, simplemente me entrego.

Eso es mucho.
Nada me pertenece, no tengo nada, todo lo dejo ir y no pienso sobre ello. La contrapartida es que nada me hiere.

Pero tuvo un cáncer.

Las enfermedades vienen de la rabia, una rabia sostenida y soterrada se convierte en enfermedad. Yo acumulé ira desde mi infancia. Mi padre murió un mes antes de que yo naciera y siempre lo añore. Y quería tener una nariz hermosa, un perfil como el de Elizabeth Taylor, y bonitos vestidos.

¿Y qué le dijo la abuela?
Que si quería verme una nariz hermosa, me limpiara por dentro. Bella por dentro es bella por fuera. Tuve que aprender sobre mí misma, entender que sólo existe la abundancia y que para vivir en paz hay que perdonar. Al dolor hay que dejarlo marchar.

Dicho por usted, parece sencillo.
El problema es que nos olvidamos de lo que esencialmente somos. Nos emperramos en hacer cosas en lugar de permitirnos no hacerlas. Siempre esforzándonos, queriendo gustar a alguien, queriendo ser fuertes.

La otra opción no la veo clara…
Permitirnos ser, es decir: ser nosotros mismos, tomarnos nuestro tiempo para hacer lo que debemos hacer, ser más flexibles. Conocernos y compartir.

“El empeño que ponemos en ser perfectos es lo que nos hace sufrir tanto”.
Sí, eso pienso. Y también pienso que a veces la gente está aferrada a su sufrimiento.

¿Y qué le ha ayudado a conocerse a sí misma?
Me he deshecho de mi ego, no hay quien baile mejor o peor que yo. Todo lo que veo es hermoso, así que quiero que todo el mundo vea todo hermoso y que aprendan a amarse a ellos mismos y compartirlo con todos los demás.

¿Y cómo se llega ahí?
En mi pueblo, desde muy pequeñitos se les enseña a los niños que lo que piensan tienen que sentirlo y que lo que sienten tienen que pensarlo.

¿Qué le ayudó a superar la muerte de cinco hijos?
Sueño que han crecido y que me están ayudando. A veces pienso que si vivieran aquí igual me causarían dificultades. Están en el otro lado y me protegen, y yo les doy las gracias todos los días. No puedo agarrarme a ellos, fui un instrumento para traerlos a este mundo de camino al siguiente.
Cuando era pequeña, mi madre solía decirme que cuando vamos al otro lado nos convertimos en estrellas y que hay muchas ventanas en el universo que nos están mirando.

¿Elegimos la vida que vivimos?
Sí. Estamos aquí por una razón, así que debemos hacerlo lo mejor que sepamos, agrandar nuestro espíritu, ser sabios, porque eso es lo único que nos llevamos.

¿Y usted cómo supo cuál era su destino?
“Soy una niña – le dije al gran espíritu-. Mañana me marcharé, pero, mientras tanto, ¿qué es lo que se supone que debo hacer? Muéstrame el camino”.

¿Se lo mostró?
No, el camino simplemente viene, si aprendes a escucharte a ti mismo y tratas a todo el mundo como te gusta que te traten a ti. Mi bisabuela me enseñó hace mucho tiempo que te conviertes en ser humano cuando aprendes a aceptar, cuando aprendes a fluir. ¿Y sabe lo que decía mi madre?

Algo que me impresionará, seguro…
Mi madre me decía: “Está bien“. “Está bien cuando está bien, y está bien cuando no está bien”. Es así, pero siempre queremos cambiarlo todo y de esta forma nos agarramos a lo que está mal y no lo dejamos ir.

Está bien.
Cuando lo malo te viene, tienes que aceptarlo y aprender de ello. Cuando una cosa buena viene, la atesoramos como si no volviera a sucedernos nunca más. Pero la vida, como las estaciones, es un ciclo, siempre el mismo y siempre cambiante.

Su pueblo casi fue exterminado, si hubieran aceptado en lugar de luchar por mantenerse, usted no estaría aquí.
Tras la Segunda Guerra Mundial, el gobierno de Estados Unidos intentó acabar con nuestra cultura negándonos el derecho a la pesca y la caza, y construyeron escuelas para indígenas en las que prohibían a los niños hablar su lengua materna.

Gran error.
Aquello ocurrió, no luchamos, y ahora todo el mundo quiere ser como nosotros, quieren conocernos; les perdonamos, es así como funciona, hemos de desprendernos del ego y de la avaricia de cogerlo todo, ¿para qué lo quieres?…

 

Traido de: http://denkomesa.blogspot.com.es/2013/12/no-hay-que-ensenar-hay-que-ser.html?m=1

DÍA 21:… A mi tribu en el Solsticio de Invierno

solsticio2017

21 de Diciembre de 2017
SOLSTICIO DE INVIERNO – “Marataka”
“Tiempo sagrado para re-nacer en este Año nuevo Solar”

“Que el nuevo sol renueve nuestro compromiso de amor con nuestra madre tierra, la madre sagrada Pachamama que nos sostiene.

Que seamos coherentes con nosotros mismos y con nuestra vida.

Que todos nuestros actos sean el reflejo de aquello que pensamos y decimos.

Que este nuevo ciclo seamos más simples y no compliquemos ni nuestras relaciones, ni nuestra vida.

Que nuestras raíces sean fuertes y profundas, que nos sostengan en aquellos momentos en los que soplan los vientos más fuertes.

Que el sol ilumine nuestro camino con la luz de la experiencia, para no caer con la misma piedra y si lo hacemos saber levantarnos con dignidad.

Que nos amemos más, que honremos nuestro cuerpo que es el templo sagrado en el que habita nuestro espíritu, que respetemos nuestro propio ritmo y nuestro color.

Que la tolerancia sea parte de nuestra vida en todas nuestras relaciones.

Feliz Solsticio a mi amada Tribu, a mi ayllu que traspasa fronteras… Al clan que me sostiene!

Feliz retorno de la luz y la sabiduría a todas mis hermanas, kullakitas, mujeres sabías, mujeres medicina que caminan honrando su misión!

Feliz amanecer amados jilatas, hermanos sabios con quiénes compartimos el camino sagrado. El camino rojo de la sabiduría y del amor a Pachamamita!

Y gracias Amawta Fernando, hermano del alma que la Pachamama y el sol iluminen tu camino y te den muchísima salud…

Jallalla Pachamama!!!!
Jallalla Tata Inti!!!

 

Warawara Neila Marquina
Sacerdotisa de la Pachamama (Madre Tierra)
Sabiduría Amawtica Femenina para el nuevo tiempo

Día 20: Nuevo Sol y nueva masculinidad

20 de Diciembre de 2017
21 DÍAS de preparación para el SOLSTICIO
“meditaciones, mensajes, canalizaciones y sueños”

Ya estamos al final de estos 21 días de meditaciones… cerrando este ciclo corto que ha durado 13 lunas, una vuelta al Sol llena de aprendizajes que van asentando a medida que meditamos en ellos.

Hoy, el sol está a una mayor distancia angular negativa del ecuador celeste, está más lejos de lo que estará durante todo el año. En las tradiciones antiguas, tanto del Sur como del Norte, esta noche, es la noche más larga, aquella que esperamos pacientes toda la noche para que el Sol renazca y nos traiga nuevamente su luz. Sigue leyendo

Día 19:… Misterio

19 de Diciembre de 2017
21 DÍAS de preparación para el SOLSTICIO
“meditaciones, mensajes, canalizaciones y sueños”

Estos días entré dentro de mi alma tal como la luna me enseña cuando se renueva, vuelvo de un viaje si boletos, sin salir de casa, sin salir de mi cuerpo, de esos viajes que nos regala el universo, que duran un momento eterno… Y allí, en ese viaje hacia el fondo de mi ser, descubrí que soy misterio. Sigue leyendo