cristina Artal

MI HISTORIA

Mi nombre es Maria Cristina Artal Paricio, vengo de las estrellas, de Orion, encarne una tarde de verano y nací el 28 de abril de 1971, tres semanas mas tarde de lo esperado. A la semana mi madre tuvo que ingresar en el hospital al paralizársele las piernas por un susto, yo me quede con mi tía, sin mi mami ni mi teta, por un mes.

Nací en el seno de una familia obrera, mis padres se llevaban fatal, en medio de peleas, un padre ausente y una mama super protectora. Me encantaba jugar, bailar, cantar, inventarme historias, cuidar bebes.. era tímida y observadora. Mi inocencia se trunco a partir de unos abusos sexuales en el seno de la familia, hecho que borre y no recordaría hasta años mas tarde, en mi despertar adolescente.

Recuerdo mi despertar al mundo.. en Barcelona una gran ciudad con un montón de cosas por descubrir. Fui rebelde, en seguida conecte con las injusticias sociales buscando algo mas allá que le diera sentido. Tenia muchas dificultades para relacionarme con lo masculino, desperté dañada como una flor pisoteada desconectada de su cuerpo.

En cuanto pude deje mi casa, sabiendo el dolor que causaba pero motivada por un irrefrenable deseo de ser yo misma.. Me fui reconciliando con mi cuerpo, mi inseguridad me llevaba a parejas sin compromiso o fugaces, mi corazón inquieto y mi ávida mente me llevaron a viajar, Marruecos, Senegal, Guatemala, India, Mexico, a formarme en Trabajo social y antropología, entre medio de estos viajes empecé a trabajar en una sala de partos, y allí descubrí mi verdadera vocación, no había visto nada tan potente, empecé a investigar y a través del I Congreso de Nacimiento en Casa descubrí un mundo nuevo y entendí.

Pero por dentro me iba rompiendo en pedazos lo que me llevo a irme a vivir a la montaña, en pleno prepirineo e iniciar un viaje interior. Inicie terapia fueron unos años oscuros con la auto estima muy dañada, poco a poco empecé a recuperar fuerzas a conectar conmigo y con algo mas grande. En esa expansión me quede embarazada, tuve a mi primer hijo que me anclo en la tierra, con experimente la potencia del parto, la entrega, el romperse en dos, morir para nacer, camino en el cual no hay marcha atrás, y la felicidad infinita, después caí en la soledad mas profunda, el rechazo y el abandono, me refugie en mi formación de enfermera y en el deseo de acompañar a otras mujeres en este proceso.

La muerte de mi amiga y la separación me hicieron ver la vida con una nueva perspectiva.. sane mi vida sexual y me fui al sur de Irlanda para cumplir mi sueño, la experiencia fui dura, conocí mis limites, el cansancio, la soledad, la falta de autocuidado, de confianza en mi, la perdida de mi segundo hijo, bebe de agua me llevo a la confrontación con mi ser, de cara, queriendo ser expresada, un querer y no poder, conocí el Kundalini Yoga y el chamanismo que me llevo a un abertura a la vida que me trajo a mi tercer hijo, sintiendo la fuerza y la fina línea entre la vida y la muerte al nacer con una confianza absoluta en la vida. Empecé una relación de malos tratos que duro 15 años, no pude estudiar pese haber entrado en la escuela finalmente.

De vuelta, con frustración, sin apoyo, empecé a trabajar como enfermera con gente mayor y mas tarde con adolescentes descarriados, las enseñanzas budistas y la escucha profunda en la biodinámica me sostuvieron, trabaje el sagrado femenino, el perdón, mi vida se iba estrechando y yo necesitaba expansión entonces vino mi cuarta hija, inesperadamente, el shock me duro tres meses, nació con suavidad y gracia en compañía de las ancestras, su chillido al nacer pedía su reconocimiento y su sitio. Mi padre murió a los 3 meses, no me pude despedir, las discusiones en casa seguían, mi vida se recoloco y  dio un giro y me fui a Hungría a formarme como matrona, mi anhelado sueño, con mi familia ya descomponiéndose. 

Al cabo de dos años con el trabajo hecho y la familia rota regresamos, en este tiempo me había iniciado sin saberlo en el camino rojo, camino de sabiduría Amawtica, de conexión profunda con la Madre Tierra, integrando desde ahí mi aprendizaje.

Mis Aprendizajes

  • Mi camino a sido una búsqueda de aprendizaje sagrado. 
  • Hoy se que no tengo que hacer grandes cosas, que en cada granito esta el universo y en cada gota el océano.
  • Que no tengo que ir a ningún lado sino adentro, que no es ir sino un volver.
  • He reconocido mi cuerpo y sexualidad sagrada.
  • He sanado la relación con mi madre y con mi padre.
  • La maternidad y en especial mis partos, han sido grandes maestros, me han enseñado la profundidad y la potencia de la vida, la fuerza de las mujeres, el amor infinito, la confianza en el cuerpo y en la vida, que no estamos solas, que para nacer hay que morir.
  • Y en estos últimos tiempos he aprendido la importancia de autoamarse y soltar, aun con miedo, las memorias y patrones que no nos sirven.

MI VISIÓN

Mi visión es de mujeres embarazadas empoderadas y enraizadas pariendo en libertad y conectadas a su yo más profundo que conecta con la esencia colectiva, creando un vínculo sagrado con su bebe, despertando el amor infinito y el respeto por la vida y la naturaleza, para crear un mundo más humanizado, en armonía con la Madre Tierra. Un mundo regido por el corazón, la intuición y el Alma.

MI MENSAJE

Cambiando la forma de nacer, cambiaremos el mundo