Laura Abad

LO QUE HE CAMINADO….

Mi camino, en esta vida, comienza con la unión de dos seres que, como yo, vinieron a transitar su propia historia. Mi madre & mi padre, a los que hoy puedo ver y admirar en toda su inmensidad.

Mientras me mecía en las aguas del vientre materno pude comenzar a sentir la luz y sobre todo la sombra, a través de lo que me llegaba del exteriorSalí a la vida y viví una infancia que siempre quise percibir como fantástica para protegerme del dolor, pero que ahora siendo honesta, no estuvo exenta de diferentes vivencias, en las cuales pude sentir la profunda oscuridad de otrxs. cerniéndose sobre mí.

En mi camino, desde entonces, me ha tocado transitar profundamente ese aspecto, la pura sombra, el depredador que habita dentro nuestro. Esa parte parásita que hace que vivamos situaciones de codependencia, enganches, que nos llena de basura emocional, que nos envenena y exprime…que nos aboca a tornarnos adictxs y a revivir una y otra vez lo mismo.

En cierto sentido, era como una diana, para según que seres. Tuve grandes maestrxs circunstanciales, llegados del inframundo más denso. Hoy los puedo reconocer como tal, no quiere decir que  a todos perdone , pero sí que me he perdonado a mí misma.

Otrxs potentes maestrxs como el fuego y el agua (pude comprobar la parte más voraz de ambos), la voz y el cuerpo, me acompañaron tempranamente. El cante & el baile siempre han sido dos hermanos para mí, siempre me han aliviado, sanado y custodiado. 

Pronto aprendí a caminar sola, a no confiar, a saber qué era la traición, a ver la muerte cara a cara… Aún así, en mi interior siempre ha habido una voz que me susurraba: “todo va a ir bien” …y una fuerza interna me ha sostenido, me ha nutrido.

Para cuando llegué a la adolescencia, ya me había tejido una gran coraza, escondiendo mi ternura…y por otro lado escapando a nivel mental, cerrando mi corazón para que no doliera, confiando sólo superficialmente, haciendo como que todo estaba siempre bien, mostrando mi parte más extravertida o la desafiante; colocándome un luminoso de súper-guerrera: no te necesito, no me puedes sostener…El miedo al dolor me inundaba. Lo único que quería era huir, escapar…y tuve la enorme fortuna de formarme, experimentar, viajar, conocer otras personas, otros contextos…sentirme libre….o eso pensaba, porque finalmente no puedes escapar de ti, tú siempre vas contigo.

A nivel emocional me costaba mucho conectar, en ocasiones entraba como en un estado de ausencia. Venía yo con mi sexualidad castrada, disociando genitalidad y corazón…una mega bomba!!!! Entregándome al placer, al goce….pero desde un lugar muy desconectada de mi templo, de mi centro. Con el corazoncito tan tapado que al abrirlo un poco, me embaucaba en “relaciones chatarra”, volviendo a revivir el encuentro con seres de baja frecuencia, porque mi sombra era lo que quería, porque mi ser volvía una y otra vez a lo conocido (mente & cuerpo reviviendo una vez más el trauma, los pactos y acuerdos adquiridos desde la tierna infancia).

Abundancia de Viajes, de casas, de lugares donde vivir, de formaciones, de experiencias, de acompañar a tantas personas en múltiples contextos laborales (desde que tenía 16 años, y ahí sigo)…y también de emprender un camino de autoexploración, autoconocimiento, sanación… a través de una búsqueda insaciable…hasta confluir: Perú-Amawtismo (Wara Wara, Amawta Fernando Ergueta, Awicha Awilulu, Waraco…) & Terapia Corporal….más allá de lo cognitivo, de lo intelectual….y es cuando verdaderamente comienzo a conectar y recordar-me, pudiendo dar el Gran paso de poner luz en mí, en mi árbol y…. Elegirme, y no seguir repitiendo desde las heridas, sintiendo lo sutil a nivel corporal, dando más y más espacio a mi corazón, que es el camino de mi sanación, dando voz a la MujerSalvaje & Selvática que soy y a todas las otras que habitan en mi…  Comenzando a integrar y encajar todas mis partes desperdigadas. Siendo consciente de que mi Vida en sí, es un Viaje de sanación. Sosteniendo y protegiendo a mi niña. Volviéndome a hábitat desde mi Esencia. Cambiando mi pasado.

FORMACIÓN & TRAYECTORIA

Llevo trabajando desde los 16 años con personas de diversas edades y condiciones ( de 3 a 100 y pico de años) en diferentes ámbitos: Salud mental, crecimiento personal, gerontología, drogodependencia, psicológico, terapéutico, lúdico, formativo, educativo…

Me he formado como psicóloga general y sanitaria, terapeuta Gestalt, terapeuta corporal, instructora de Chi Kung y automasaje Tui Na, mindfulness, psicodrama, he realizado diferentes formaciones en el ámbito de la adolescencia…eneagrama, reiki, RRHH…

QUÉ HE APRENDIDO DE ESTA HISTORIA DE MI VIDA…QUÉ RECOJO

  • Aprendí a ver a mi madre y a mi padre, a perdonarme y a perdonarles, a remanterizarme y reparentarizarme, a hacerme cargo de mi niña.
  • A ocupar y coger mi lugar.
  • A percibir el dolor y la necesidad en mí y en otroxs.
  • A sanar y dar lugar a mi masculino & femenino.
  • A percibir y conocer a mi depredador.
  • A sanar mi pareja interna.
  • A darle voz a mi niña interior, lugar, sanación, protección…
  • A hacerme cargo de mi historia.
  • A abrirme al dolor, a la autenticidad…
  • A conectar con mi esencia, con mis ancestrxs, guías, animales….elementos, elementales, Tata Inti, Mama Pahxi …con lo visible e invisible…a volver al útero primigenio: La gran Madre: Pachamama.
  • A verme y ver al otro.
  • A re-aprender qué es para mi la pareja, la maternidad, la familia, la sexualidad…
  • A abrirme al Amor, ternura, dulzura…
  • A que nada ni nadie es tan importante como para cerrar mi corazón…
  • A confiar, agradecer, a ver y sentir lo sutil, lo sencillo…a hacerlo y hacérmelo fácil (Gracias mamita de Neila)
  • A reconciliarme con mi historia, con el lugar que me vio crecer, con mi árbol…
  • A amigarme con mi mente (ETNEM), hermanarnos…
  • A re-conectarme con mi cuerpo, con mi templo
  • A sanar a través de las heridas
  • A destapar para que penetre la luz
  • A dejarme sostener
  • A reconciliarme con las mujeres y sobre todo con los hombres
  • Recojo inocencia, claridad, sabiduría de todo lo que me rodea, paciencia, comunidad, tribu, clan…Camino Rojo 
  • A sentir, a escuchar-me, a ser más humilde, a ser mejor persona…a ELEGIRME
  • Aprendí a ser consciente que el camino de sanación es día a día, que es necesario llevar a lo cotidiano todo lo recogido
  • Aprendí que en mi vulnerabilidad habita una poderosa, salvaje y selvática fuerza
  • A desaprender…a serme Fiel a mí misma, a ser más paciente…
  • A cambiar mi pasado, a Transformarlo…
  • Aprendí que puedo aprender de todo y todxs…que el aprendizaje, el camino de sanación… es para siempre