Mar Hernandez

Mi Historia

Soy mar Hernández  Camacho. 

Me presento compartiendo parte de mi propia historia y mis aprendizajes con vosotras, esos,  que han permitido ser quien soy hoy,  que en realidad  han logrado,  que pueda ocupar este lugar, el mío, desde  donde estar más cerca de mi propia esencia.

Honro este presente  conquistado  y reconozco con ello, el honor y placer de poder estar entregada en mi misión de acompañar a otras mujeres desde él.

Fui una niña alegre, vital y creativa.

Aunque en un momento de mi vida experimenté vivencias de desequilibrio que me conectaron con una gran sensación de abandono y de soledad.

Atravesarlo y aprender  de ello me ayudó a darme cuenta de la importancia  de amarme a mí misma. A raíz de esa circunstancia he podido desarrollar  la capacidad de estar en mí, de  acompañarme en momentos de malestar emocional, de  aceptar mis luces y sombras con amor, Autosostenerme mejor o saber pedir ayuda de forma más sana,  y de reconocer mi valor, dones y potencialidades.

Fui una adolescente activa, despierta y dinámica.

Una herida de la adolescencia me llevó a tener la creencia de que la vida era hostil, dura, difícil. Esto me limitaba mucho, me hacía reaccionar y defenderme constantemente como si  viviera en una guerra. Era muy cansado, la verdad. 

Con el tiempo he ido aprendido que en realidad,  cómo es adentro es afuera.  He ido adquiriendo confianza en la vida y conquistando una mirada más amable hacia mí , los/as demás y hacia el mundo.

Haciéndome cargo con mayor responsabilidad y con dulzura,  he podido ir construyendo la paz dentro de mí  para que se instale en mi corazón y así pueda guiar mis pasos.

Hacerme más consciente de  mis heridas  me ha hecho conectar con la vulnerabilidad  y mostrarla ya sin miedo . cuanto más lo hacía   más nacía en mi  en realidad la valentía de atreverme a vivir  desde lo que soy, más entregada  y llena de Fe .

Ahora elijo ver la vida con los ojos del amor y me ocupo de que mi corazón este despierto, y abierto para amarme, amar  y vivir con alegría.

Fui una joven con ideas, fuerza, bailona, con consciencia social y participativa.

También hubo circunstancias dolorosas en mi relación con algunos hombres donde experimenté la creencia de  no sentirme cuidada,  reconocida  o respetada. 

Estas vivencias me han invitado a  bucear  dentro de mí, mediante procesos profundos  y en ocasiones muy dolorosos para ver  quién soy  al vincularme así, como he construido el concepto del amor, y que lugar quiero ocupar y  cual merezco en realidad.

El gran regalo de aprender de esas vivencias,   es saber que había  en mí una gran necesidad de ser querida  que ahora puedo satisfacer por mi misma  , es  también saber elegir con más consciencia,  equilibrio y respeto  para discernir con quien y como relacionarme.

Soy una mujer adulta que sabe la vida le ha ido invitando a   mirar al origen para  poder llegar a validar y reconocer el valor dentro de mí , a escuchar cuáles son mis verdaderas necesidades y como satisfacerlas sin codependencia ni sensación de inseguridad.

Ahora camino  más enraizada,  con menos ganas de tener razón y  más de ser feliz, ahora puedo vivir y vincularme más desde mi centro,   pedir si necesito, aceptarme tal cual soy  , y  elegir disfrutar de  relaciones más sanas y equilibradas.

Ahora  acepto mi poder , me hago cargo de mis sombras porque las he mirado y conozco  mis miedos   camino con la tierra ,  la luna y la naturaleza , que son mi inspiración.

Hoy habita en mí una mujer cíclica  que conoce y da espacio a sus diferentes arquetipos o energías femeninas  que disfruta más de quien es, que sabe gozar reir, jugar  y que se ama con todo. 

Una mujer que ya no  tiene que esconderse y  que conoce  el camino, personas,  valores  y maneras que le hace crecer.

Saber que las experiencias que  en su momento fueron dolorosas me  han hecho llegar a estar aquí, más conectada, con   mayor consciencia de lo que soy y de lo que he construido hace que todo tenga sentido tan cual fue.

Doy gracias, mil gracias a cada una de  las heridas, sombras,  rupturas, miedos  vacíos y caídas,  así como a los aciertos, encuentro, luces,  momentos de plenitud, regalos recibidos, éxitos que han hecho  de la mía, una vida singular y propia.

Una vida que gira en torno al cultivo del amor propio, del reconocimiento de la valía personal,   y de tomar el poder que siempre  estuvo ahí. Un camino  más equilibrado entre lo femenino y lo masculino. 

Honrando mi feminidad , el amor y la alegría fluyo y soy. 

Ahora bendigo,   legítimo, acepto  y abrazo mi historia con cariño, satisfecha y feliz  por todo lo que ha nacido de ella como no podía ser de otra manera.

Soy mar 

Hija de la tierra y seguidora del camino de mujer sagrada 

Gracias 

Jallalla

Lo que aprendí:

  • Mi aprendizaje y mi entrenamiento tiene que ver con el cultivo del amor propio y el auto sostén. Una palabra muy importante para mí es autor referenciarme buscar dentro de mí por un lado el amor y por otro mi propia  valía. Con el tiempo he dejado de buscar fuera y cada vez voy pudiendo automaternarme más a mí misma reconociendo mis  capacidades, carácter, dones, miedo etc  y generando lazos más sanos donde sea sostenida si me hace falta sin que tenga que ser tóxico hacia una sola persona o desde la exigencia. Ya no doy para recibir. Y cada e estoy masa gusto conmigo misma.  
  • Con el tiempo he aprendido que el mundo  tb es un reflejo de lo que yo llevo dentro cómo es afuera es adentro y que cultivo la paz dentro de mí .tb a ser asertiva valiente y fuerte.  
  • También reconozco mi vulnerabilidad y la dejo ver. Puedo compartir mi luz y mi sombra. Ya no tengo tanto miedo a ser agredida.  Elijo ver la vida con ojos de amor y  vivir con el corazón abierto a amar , ahora  yo decido ser paz y a la vez aceptar también mi luz y sombra . He aprendido a hacerme responsable de mi propia agresividad  y rabia, y a buscar herramientas para canalizar la de una manera más sana.  También he aprendido a ver el dolor que había debajo de una actitud así y he podido empatizar con su niño herido, desde hi perdonar y acércame a mi padre.  
  • Con el tiempo he ido aprendiendo a trabajar muy propia autoestima a escuchar que necesito yo, a darme cuenta cuando me desequilibro o me asusto cuáles son los apoyos que puedo construir para volver al centro. De hecho para mí el trabajo con la autoestima y el amor propio son fundamentales en mi vida.  Saber que simplemente yo valgo porque sí que no tengo que hacer nada para ser querida que no tengo que hacer méritos ni llamar la atención ni ser estupenda ni perfecta para que nadie me validen fuera de mí.  
  • Tambien reconozco q me ha costado mucho ponerme en una mujer q disfruta , es más afrodita, sabe ser seductora , y gustar y gozar de su cuerpo y amarlo.  

MI VISIÓN

Veo un mundo donde las mujeres conocen su valor  poder y su belleza.

Dónde cada una reconocer su poder y su esencia donde conocemos nuestras fortalezas dones y nuestras heridas, y así amándonos profundamente podemos entregarnos a una vida de gozo disfrute y alegría, y desde esa  nutrición propia entregarnos a la vida y al mundo con equilibrio“.

MI MENSAJE

Mi mensaje tiene que ver con que ya es tiempo para qué las mujeres reconozcamos nuestro valor, que podamos volver a nuestro centro cuando nos sintamos perdidas, que recuperemos el precioso poder que habita dentro de nosotras porque no nos falta nada.

Que nos sintamos enraizadas y conectadas con la alegría en el corazón para amarnos y amar y así vivir en equilibrio en reciprocidad entre lo que damos y recibimos y conectadas con nuestra esencia.”