Entrevista a la Abuela Rita Rupik

No hay que enseñar. Hay que Ser…

Nací en un barco de pesca, en una isla de 6 km2, en Alaska, soy yupik. Viuda, me queda una hija y 6 nietos. Fui la primera persona en Alaska que obtuvo el título de médico de Medicina Tradicional y como tal, trabajo en la Fundación South Central, pero no he ido a la escuela.

Su bisabuela conocía el camino que usted iba a recorrer…
Yo me crié con las abuelas sabias, caminé con ellas y aprendí de ellas sin hacer preguntas.¿Por qué sin preguntas?
La mejor manera de enseñar es sencillamente siendo.Sí, señora.
Todas las abuelas sabían que yo sería una gran sanadora y una líder espiritual, pero la que más confiaba en mí era mi bisabuela, fue ella la que me entregó las trece piedras y las trece plumas de águila, para “cuando las abuelas por fin se reúnan”.

Sigue leyendo