La Luna y yo…

cielosalaruyuniexpresiones de la naturaleza : Espejo / Salar de Uyuni, Bolivia por: Randy Halverson

Es imposible decir cuándo comenzó esta relación tan amorosa y sagrada con la Luna…

Desde que era niña la luna llena me causaba fascinación, salía al patio y al verla nacer entre las montañas, entonces me ponía a bailar y dedicarle canciones como si fuera mi única espectadora, era el público de nuestros juegos infantiles. Ante ella nos desnudamos la risa y las vergüenzas, sacando de nosotras toda aquella alegría que  guardamos dentro.

Muchas noches, mientras las lágrimas caían por mis ojos, veía su sonrisa en el cielo y me recordaba que todo el tiempo es cíclico, que siempre estamos girando, que las cosas vuelven, las alegrías vuelven y también las penitas, pero lo cierto es que nada se queda para siempre, sino que todo se va y vuelve… todo.

Otras veces, mientras iba por la calle de vuelta a casa, meditando sobre el futuro que vendría, la veía guiñandome un ojo, recordandome que el futuro está atrás, donde están nuestros sueños y todos esos proyectos que un día soñamos, me decía no mires adelante… recuerda que tus pasos marcan la trayectoria de lo que ya has caminado y lo que el día de mañana caminarás, entonces volvía a mi y cada paso se hacía sagrado.

La abuela luna… Mamita phaxsi… cuando se ilumina completa me trae tanta alegría, me lleno con ella y me vuelvo niña, brota en mí la luna juguetona, y me lleno de tribu, de su tanto amor… me alunolleno!! y me va durando varios días… hasta que finalmente un día siento vacío y entonces, miro el cielo… y ella no está.

Pero con el tiempo me di cuenta que no es que no esté, sino que igual que yo, ella cierra los ojos y me enseña lo importante que es entrar dentro de mi, cada vez un poquito más, cada mes un poquito más… me enseña que cuando cierro los ojos y veo hacia adentro… puedo ver mis estrellas, aquellas que habitan mi cielo profundo y son el mapa que guía a mi ser.

Me ha enseñado que cuando ella cierra los ojos y no está en el cielo… se renueva, y así me renuevo yo, como ella, como tu, como todas las mujeres… que queriendo o sin querer hemos abrazado nuestra parte más lunera o lunática, y nos amamos así… cíclicamente… en nuestra mayor luz.. y en esos momentitos que tenemos también de oscuridad.

Un abrazo del alma en esta Luna Nueva.

 

Jallalla!!!
Warawara · Neila Marquina
Wilumi · Sacerdotisa de la Madre Tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s