La tranquilidad de ser imperfecta (día 3)

DÍA 3: No soy perfecta

Ufff no te imaginas la tranquilidad que da el aceptar que no eres perfecta.

Aceptarte un ser falible, equivocable, errable, etc.

Poder aceptar y reconocer tu impaciencia, tus expectativas y tus decepciones.

Aceptar y reconocer que te equivocas, que muchas veces tu tono de voz no será el adecuado, que tu forma de expresarte será errada, que no te harás entender, que no tienes la verdad absoluta por más segura que estés.

Aceptar tus defectos es un gran alivio, es conocerte y mirarte y decir si, nuevamente ha salido esa parte mía tan quisquillosa o tan egoísta, o la exigente o la controladora, o la resentida o la orgullosa, o la… Etc. Y no negarte a ti misma, no mirar a medias tus errores, o ignorarlos.

Es un alivio aceptar que tengo heridas y «reacciono» desde mis dolores la mayoría de las veces, porque me permite comprenderme y comprender al otro, mi espejo, ese en el que veo todo aquello que no tolero de mí misma.

Aceptarme imperfecta, es un gran alivio, porque deje de exigirme demasiado y empecé a abrazarme, a consolarme, a tenerme paciencia, a hablar bonito con esa parte exigente que pide perfección.

Tarea:
Te invito estos días a observar como es esa parte tuya y como te relacionas con ella. Abrazar la imperfeccion como parte de tu vida, de tu humanidad, a hacer las pases contigo y hablarte bonito.

Warawara 💫 Neila Marquina
#21diasparaelsolsticio

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s