RE-NACER DESPUÉS DEL PARTO

Cuando nació mi primer hijo, Wary, fue una transformación increíble. Toda mi vida cambió, mi perspectiva de lo que deseaba y no deseaba hacer, de lo que era importante y lo que no tomó otra perspectiva, más que nunca comprendí la importancia de desarrollar mi misión en todas sus posibilidades, con el fin de contribuir, con mi granito de arena a que otras mujeres y hombres, puedan llegar a ser mejores seres humanos, no por mi, sino por ellos… por nuestros niños.

Ese fue un parto natural, larguísimo de casi 72 horas, en casa y sostenida por mi compañero y varias comadronas increíbles, Recuerdo, a propósito de esa experiencia una de las conversaciones con Amawta Fernando, en la que me dijo: “Cada parto es único, es la forma en que el niño y la madre eligen para establecer un vínculo profundo… la experiencia que vivas en tu parto, será la experiencia que tú y tu hijo necesiten para conectar profundamente”

Sigue leyendo