Mira tus pies…

Cuando sientas la tentación de compararte con tu hermana, vuelve tu mirada hacia abajo, a ese par de piernas que te sostienen, que te llevan por los caminos de la Pachamama…

Miralos allí, humildes y fuertes, sosteniendote en las buenas y en las malas, acompañandote en cada sendero, en cada momento, silenciosos cargan con el peso de tu cuerpo y muchas veces de tu corazón y tu consciencia…

Ellos son maestros que te guían, que te mueven, que conocen tus caminos, escuchan la voz de la madre tierra y pretenden guiarte, silenciosos dejan huellas  invisibles allí donde has pasado aún sin darte cuenta.

Ellos te han traído a donde estás y ellos son los que te llevarán allí donde quieras ir.

No te compares, no anheles el camino de tu hermana, no sabes que ha recorrido en su camino para llegar donde está. Honra tus pasos, honra tu caminar, honra el lugar que ocupas en este momento.

Jallalla

Warawara 💫