Recuperar la Confianza

“La única que no te defraudará es la Pachamama….”

Amawta Fernando

“Puede defraudarte todo el mundo, todas las personas inclusive yo mismo, pero la única que no te defraudará es la Pachamama…” Esta frase me la dijo Amawta Fernando hace más de siete años… en una conversación muy bonita en la que hablamos de la confianza y me ha servido a lo largo de los años para superar todo tipo de pruebas respecto a las relaciones humanas.

En este último mes, en el que mi vida ha dado un vuelco de 360º, el tema de la confianza ha sido clave para poder comprender-me mucho más, para sanar muchas heridas y para volver una vez más mi mirada hacia el corazón de la Madre Tierra, desde otra consciencia áun mas humilde y profunda.

A veces no nos imaginamos las cosas que pueden suceder, como por ejemplo que en 10 días tengas que decidir tu vida y mudarte de un país a otro por temas legales o políticos, o que tu cuerpo de la noche a la mañana se quede parado y no responda más sin permitirte siquiera levantarte de la cama, o que de un de repente todas las personas que te sostenían a quienes amas y que estaban a tu lado ya no estén, o que tu pareja de repente tenga una relación demasiado íntima con otra persona, que incluso podría ser tu hermana, amiga, compañera de trabajo, etc. o peor se vaya de casa así, sin más porque toca eso y que tus hijos de la noche a la mañana te sean prácticamente desconocidos, no sepas qué hacer y te encuentres en profunda soledad…

Hay tantas situaciones inesperadas en la vida, desde el nacimiento o la muerte, las enfermedades, las separaciones, que te corten la cabeza tus propias “hermanas de camino”, que te rompan el corazón las personas que amas, que te engañen en tu trabajo, injusticias varias, etc. etc. etc.

Las relaciones humanas son tan complejas y tan diversas a la vez que tan frágiles, que por más que creamos que conocemos a las personas… realmente no nos conocemos y eso es lo maravilloso, pues si lo pensamos bien es un continuo re-descubrimiento de quiénes somos nosotras mismas en ese espejo-otro en el que nos vemos.

Un poquito de eso me sucedió este último mes, me hizo pensar en lo frágil que pueden ser las relaciones con las personas que nos rodean, cuando no hemos trabajado el tema de la confianza, no solo en los otros, sino y sobretodo en nosotras mismas y en la Pachamama.

La confianza, es una cualidad hermosa, creo que hasta un Don, que todos poseemos de creer en el otro ciegamente, sin dudas, de lanzarte practicamente al vacío esperando que el “otro” te sostenga…. y cuando eso no sucede, esperar esos brazos que nunca te sostienen pueden llevarte al fondo del pozo, al fondo de ti misma, de tus emociones y entrar en un bucle emocional muy denso, removedor y duro del que sea difícil de salir (de ahí creo yo que el tema de la desconfianza sea el origen de muchas relaciones que terminan).

Al hacer este viaje por mis propias oscuridades, descubrí la cantidad de “patrones heredados” que tenemos en torno a la confianza, miles de creencias que nos condicionan el “cómo deben ser las relaciones” y que a su vez nos limitan en el conocimiento del otro, en el re-descubrimiento de nuevas facetas que vemos en la persona que tenemos delante y de nuevas oportunidades para re-encontrarnos.

Muchas veces por una “sorpresa” inesperada en la actitud del otro (sea pareja, hijos, jefes, amigas, etc.) la relación merma, termina, nos genera sentimientos encontrados, nos hace dudar, y esa situación nos tambalea el mundo, es como si todo nuestro mundo tambaleara… y preferimos alejarnos para evitar el dolor que causa todo eso, refugiandonos incluso en el rol de víctima.

Recuerdo otra frase de Amawta, cuando me dijo que la Duda mata todas las ilusiones, es muy peligrosa… y efectivamente, así la viví y más allá de ser algo malo, fue bueno, me permitió seguir ahondando, seguir viajando hacia dentro de mi misma… entrar en todo ese removimiento interno, en esa sensación de fracaso, de duda, de temor, de miedo, de profunda soledad, de distancia… y ahí en el medio de esa lejanía, me encontré.

Pero no me encontré sola, sino que mi niña estaba abrazadísima a la Pachamama, abrazadísima al Sol, al Viento, a la Tierra, a los árboles cantores y entonces pude ver un poquito a penas un trocito de la realidad que me devolvió a la vida.

Me di cuenta en ese viaje, que cuando permitimos que la des-confianza vaya calando hondo, puede dejarnos perdidas en esa profunda soledad llena de dudas y miedos… pero que si hemos trabajado nuestra conexión con la Pachamama, encontraremos a pesar de todo removimiento emocional, una fuerte conexión y profunda conexión con la VIDA! con la esperanza! con la certeza! con la alegría y con los sueños…

Y solo desde ese lugar, es que podemos volver a levantarnos, volver a ponernos en pie, recuperar nuestras ilusiones por la vida, el amor, las relaciones, los sueños y entonces sentirnos empoderadas, libres, confiadas, pues descubrimos que más allá de todo, siempre hay alguien que nos sostiene, que no nos defrauda, que nos enseña el camino, que nos ama profundamente, que está y estará siempre ahí hasta el último día de nuestra vida, alguien o algo a lo que estaremos siempre conectadas: LA VIDA que se transmite a través de Pachamama!, nuestra madre sagrada!.

Sé que muchas de nosotras mujeres pasamos por situaciones en las que nos sentimos defraudadas por las personas que amamos, admiramos o por la vida misma. No obstante, es posible levantarse de ese lugar o al menos permitirse tan solo el tiempo necesario para aprender y sanar pero después ponerte en pie, perdonando, segura y confiada, amandote mucho, cuidandote y dedicandote ese gran amor que viene de la Tierra para ti misma.

Y puedes ponerte de pie gracias al enraizamiento.. Gracias Pachamamita…

Te mando un abrazo enorme llenito de amor, de confianza y de esperanza!

Warawara · Neila Marquina
Mujer – Madre de dos – Hija de la Tierra.
Wilumi Sacerdota de la Pachamama, la Luna y el Sol

Reconocer y equilibrar nuestra dualidad

En esta luna llena con Eclipse, lunita de la Dualidad, comparto esta primera entrada del VideoBlog, que os prometí hace varios días atrás tocando este tema que es importante para poder tener una vida en equilibrio.

La Dualidad, desde los Andes,  es un principio que está relacionado con la Complementariedad, que necesitamos comprender profundamente para nuestro propio camino, para volver al equilibrio.

Esta Dualidad Complementaria se presenta en la expresión de nuestro ser femenino y ser masculino internos, como también en nuestra humanidad y nuestra divinidad.

Es un tema bastante complejo que aún nos falta profundizar.

 

Jallalla!!

Warawara · Neila Marquina

Si queréis recibir los mensajes para los próximos videos en directo, no olvidéis suscribiros al Boletín donde mandaremos las actualizaciones!

Miomas uterinos. Heridas emocionales de una mujer desvalorizada

El Universo bendice a la mujer con el don de dar la vida a través de uno de los órganos más sagrados: el útero, que desde el plano espiritual y energético recibe el nombre de «vida». En el útero poseemos un importante centro de captación de energía femenina que contiene vida, es vida y genera vida, por eso su nombre no podría ser más adecuado. Es uno de los órganos más importante para la mujer en todos los planos y por ello, también es uno de los más delicados física, emocional, psicológica, energética y espiritualmente, porque en él se manifiestan todas nuestras actitudes equilibradas y desequilibradas como mujer. Con el término «mujer» me refiero al desdoblamiento de la palabra en todos los papeles como hembra mamífera: hija, madre, amante, esposa, etc.

SEGUIR LEYENDO