Para vivir en comunidad necesitamos comprender la dualidad

En este tiempo muchos códigos se están develando desde la sabiduría de las abuelas y abuelos de los andes, muchos códigos vivos que nos enseñan, que necesitamos para co-crear este nuevo tiempo que es el Warmi Pachakuti, en el que las comunidades estamos volviendo, las tribus, los clanes a sentirnos, a ser reales y no solo sueños.

Uno de esos principios es la Dualidad.

Así como hay dualidad en nosotros mismos, en nuestra mente, en nuestro corazón, en nuestro espíritu y nuestra cuerpo, así también hay dualidad en la Pachamama, el frío y el calor, el día y la noche, lo alto y lo bajo, la vida y la muerte… todas estas dualidades, son partes de un mismo ciclo que dan vida a todo lo que existe.

¿Cómo sería la tierra si solamente haría calor? ¿Si nunca cayera la lluvia? o ¿siempre fuera de noche?

La Pachamamita nos enseña como debemos vivir, comprendiendo y aceptando este cambio constante que hay en nuestra vida, y que no solo es afuera sino también hacia adentro de nosotros, en nuestras emociones, vivimos la alegría y la tristeza, la soledad y la hermandad, la belleza y la fealdad.

Amawta Fernando nos dice, aquí en la Pachamama, “conviven angeles y demonios”, seres de todos los colores y de todas las clases, de miles de universos diversos que han venido a experimentar este bello paraíso que es la Tierra, donde vivimos en dualidad.

Así también, cuando estamos en circulo nos miramos de frente y nos reconocemos como contrarios, opuestos, pero no nos quedamos ahí, porque recordamos la sabiduría de los amawtas, que nos dicen que nuestras miradas son complementarias.

Así la mirada de mi hermana suma a mi mirada, porque la visión de quien está frente a mi, aún sea diferente suma a la mía y juntas nos acercamos un poquito más a la realidad, al misterio, a la sabiduría que está en el centro está el fuego, está el vació, está el espíritu, está lo que nos une.

Que importante recordar esto, porque así nos evitaríamos tanto discutir! ¿Qué sentido tiene pelear con mi hermana, con mi hermano, con mi padre, con mi madre, con mi hijo? si todos vemos desde nuestros lugares? si todos sostenemos un trocito de verdad? Si nadie tiene la verdad absoluta, sino que entre todas y todos nos hacemos más sabias?

Así aprendemos cuando estamos en circulo, así aprendemos a ser comunitarias, de a poquito, de a pasito, de a miradas, de escuchares, de sentires, de experiencias.

Así crecemos en tribu. Gracias Amawta Fernando Ergueta, por tantas semillitas que has dejado en mi corazón. Gracias hermosas mujeres con quienes nos encontramos frente a frente. Gracias hermosa tribu amawtica que tanto me enseña en el camino hacia ser mejor persona, hacia ser auténtica.

Jallalla!!!

Warawara
Wilumi · Sacerdotisa de la Pachamama, la Luna y el Sol
Mujer Medicina de la Tierra · Mujer Amawtica


Sobre los nuevos códigos femeninos

mensajelunanueva

Jallalla kullakitas!

Hoy es luna nueva, y la abuelita phaxsi en su amor profundo nos trae un mensaje muy bonito, cortito y especial a todas las mujeres que nos reconocemos como hijas de la Pachamama.

“En este tiempo sagrado que estamos viviendo, el Warmi Pachakuti, todas a lo largo del planeta estamos recibiendo información muy valiosa. Nuevos códigos, formas de comprender la vida, de ver el mundo están siendo transmitidos a las mujeres en los diferentes estados de consciencia, a través de los sueños, de meditaciones, de cantos, de visualizaciones, viajes guiados, etc., y todas y cada una estamos intentando hacer que estos códigos de sanación se activen en nosotras y nos permitan sanar

Leer Más

Un cuento sobre la “Verdad”

15 de Diciembre de 2017
21 DÍAS de preparación para el SOLSTICIO
“meditaciones, mensajes, canalizaciones y sueños”

Durante varios momentos en el año, he meditado mucho sobre la verdad y la realidad un concepto profundo dentro del Amawtismo. Y hoy a modo de cuento quería explicaros aquello que aprendí, y que hay dentro de mi:

Un cuento muy lejano sobre la verdad…

“Hace muchísimos, muchísimos años, cuando la humanidad era una sola y muchos menos de los que somos hoy en día, arriba al lado del sol teníamos una gran esfera dorada que se llamaba Verdad y que dentro contenía la hermosa “Realidad”. Esta era alimentada por todas las visiones de los seres humanos, todos poseíamos la verdad, todos sabíamos lo que era real y lo que no, y no habían discusiones, ni luchas, ni peleas, todos éramos sabios.

Un día, sin embargo, la tierra cambió su energía, se movió mucho y empezó a dividirse. Todos sabían que la esfera de la verdad/realidad era solo una gracias a la presencia de toda la humanidad junta, así que al separarse, quisieron cogerla y llevarse un trocito para cada grupo “sobreviviente”, también sabían que esto era imposible, pero aún así lo intentaron. Leer Más