Aprender de mi sombra (Día 4)

DÍA 4: Aprender de mi sombra.

Este año, una de las enseñanzas más enriquecedoras que he tenido ha sido comprender que mi sombra es mi maestra.

Por muchos años, ponía el énfasis en ser mejor, en superar mis defectos, en conocerme a mi misma para alejar mi oscuridad y ser más luz.

Pero este año que ha pasado ha sido muy duro, me ha confrontado realmente con todas mis creencias, con mis patrones, con mis miedos, con mis dudas…

Llego un momento que mi sombra era muy grande, miedos profundos salieron a flote, mi propia inseguridad como mamá, como hermana, como hija, como pareja, se me hicieron evidentes.

Las incoherencias en mi camino espiritual y mi vida diaria me pesaron demasiado, etc. Muchos temas más, la Sexualidad, el tema económico, la salud, la crianza, la relación de pareja, la relación con mis hermanos, etc. Etc. De repente mi sombra miró de frente.

Woooowww me dije!! Esta soy yo también, soy todo esto… Y entonces llore mucho.

En ese tiempo recordé las palabras de Amawta Fernando , mi maestro “lleva tu luz a tu sombra y enseña a los demás a hacer lo mismo, con la herramienta de la intención”.

Así que deje de escapar, empecé a mirar todo aquello, con la humildad de quien sabe que delante tiene a una gran maestra.

Y esa maestra, era yo misma, mi sombra y mi vida, aquellos aspectos que se han quedado ahí, en segundo plano, que me acompañan cada día, y que crecen cuanto más luz pongo delante mío.

Mi sombra me acompaña cada día, ahora la veo, en mi maternidad, en la crianza, en mí relación de pareja, en mi camino espiritual…

Pero a diferencia de antes, no huyo de ella. Y como me dijo Amawta, mi sombra está a mi lado para iluminarla: Con amor, con consciencia, con presencia, aceptandome cada día más.

Tarea: ¿Cómo ha sido la relación con tu sombra este año? Aún sigues peleando con ella o huyendo de ella? ¿De qué manera iluminas tu sombra?

Warawara · Neila Marquina
#21diasparaelsolsticio


La tranquilidad de ser imperfecta (día 3)

DÍA 3: No soy perfecta

Ufff no te imaginas la tranquilidad que da el aceptar que no eres perfecta.

Aceptarte un ser falible, equivocable, errable, etc.

Poder aceptar y reconocer tu impaciencia, tus expectativas y tus decepciones.

Aceptar y reconocer que te equivocas, que muchas veces tu tono de voz no será el adecuado, que tu forma de expresarte será errada, que no te harás entender, que no tienes la verdad absoluta por más segura que estés.

Aceptar tus defectos es un gran alivio, es conocerte y mirarte y decir si, nuevamente ha salido esa parte mía tan quisquillosa o tan egoísta, o la exigente o la controladora, o la resentida o la orgullosa, o la… Etc. Y no negarte a ti misma, no mirar a medias tus errores, o ignorarlos.

Es un alivio aceptar que tengo heridas y “reacciono” desde mis dolores la mayoría de las veces, porque me permite comprenderme y comprender al otro, mi espejo, ese en el que veo todo aquello que no tolero de mí misma.

Aceptarme imperfecta, es un gran alivio, porque deje de exigirme demasiado y empecé a abrazarme, a consolarme, a tenerme paciencia, a hablar bonito con esa parte exigente que pide perfección.

Tarea:
Te invito estos días a observar como es esa parte tuya y como te relacionas con ella. Abrazar la imperfeccion como parte de tu vida, de tu humanidad, a hacer las pases contigo y hablarte bonito.

Warawara 💫 Neila Marquina
#21diasparaelsolsticio


No temas mirar atrás (día 2)

DIA 2: No temas mirar atrás

Si, ha sido un año difícil, muy difícil…. Tal vez jamás hubieses imaginado el giro que ha dado tu vida y de quienes te rodean.

Has tenido que tomar decisiones que jamás te habías planteado, tuviste confrontaciones con las personas que menos imaginabas, tuviste que despedirte entre lágrimas de personas que has amado y tuviste que escucharte a fuerza de dolor.

Si, han pasado muchos cosas en estas 13 lunas y aún sigues aquí.

Mirar atrás, estos meses te hace valiente, has vencido muchas batallas y te has sobrepuesto a la tristeza.

Has tenido el valor de continuar pese al dolor, a la soledad, al silencio, a las contrariedades de la vida.

Y estás en pie, aún sobre este sagrado planeta.

Aún te levantas cada mañana para honrar el día que estás viviendo, recibes la fuerza del sol que te ilumina y el sostén de la tierra que pisas.

Aún estás aquí, dispuesta a ser mejor que ayer, a abrir tu corazón al amor, a ser más sabia, a sanar tus heridas y perdonar sinceramente.

Aún estás aquí, como humana y como divina, en esta escuela de la vida a la que hemos elegido nacer.

Por esto no temas mirar atrás, es el camino del que vienes, es lo que has recorrido, es tu vida y por más duro que haya sido ese tramo, sigues aquí.

Hoy estás aquí. Hoy es tu presente. Hoy es importante. Hoy eres única porque mañana serás otra, como otra es la que se fue a dormir ayer.

Es el misterio del presente, el regalo de vivir consciente de que tu pasado, está en ti.

Tarea: Tomate cuando puedas, unos instantes para mirar este año, mes por mes y desde el agradecimiento profundo, las experiencias que te trajeron a este instante. Y permítete abrazarte, felicitarte, pues lo has logrado! Estás aquí.

Jallalla
Warawara


Las semillas del pasado (dÍA 1)

A veces vuelven en sueños retazos de vivencias, memorias antiguas de lo que vivimos en el pasado, relaciones, parejas, trabajos, lugares, etc. que hoy no forman parte de nuestra vida.

Momentos intensos que hemos vivido y que han quedado abiertos, en estado latente, situaciones no resueltas que vienen a nuestra memoria y que probablemente hoy no tendría sentido el volverlas a vivir.

No obstante, este tiempo de cierre, que nos trae el Solsticio, es una invitación profunda para traer esas memorias a nuestro presente.

Para ser conscientes y recordarnos que las vivencias que tuvimos son semillas que hemos sembrado.

Y que esa semilla, morirá o nacerá para traernos el alimento esencial, el aprendizaje de vida, la enseñanza, el regalo de haber vivido la experiencia.

Por esto, nos recuerdan los Amawtas, lo importante que es el ejercicio de revisar nuestra vida, volver al pasado, mirar desde el corazón y con consciencia aquello que vivimos. Darle sentido a nuestras heridas, a las derrotas y a las proezas de la guerrera que habita dentro y que ha sabido sobreponerse ante el dolor.

🌰🌱Estos días, estas semanas, toma un tiempo para meditar, enciende el fuego de tu altar 🕯y trae a tu memoria aquellos recuerdos latentes que pulsan por nacer. Haz una lista de ellos, y uno por uno, observa y siente desde el corazón:

¿qué mensaje te trae?, ¿qué aprendizaje se destila para ti?

Es tiempo de integrar esa experiencia en tu vida, de agradecer y despedir con amor en forma de semillas en la tierra por cada recuerdo que ha venido de tu pasado a tu vida.

Hermosos 21 días de reflexión querida Tribu.

Jallalla
Warawara

DÍA 1 – REFLEXIONES – 21 DÍAS DE PREPARACIÓN AL SOLSTICIO


Mujer, la medicina de la tierra

“La mision de la vida es sagrada cuando esta consagrada hacia la Mama Tierra, la Pachamama. Yo seguiré este camino, sin prisa pero sin pausa, como el peregrino que está cansado, pero que sabe que tiene que continuar” (Amawta Fernando Ergueta – Sacerdote de la Pachamama)

El año 2009, inicié un hermoso camino de transformación personal, de sanación y crecimiento interior, que poco a poco, casi sin darme cuenta, me fue llevando hacia lo que hoy es Mujer, Medicina de la Tierra.

Leer Más