No nos gustan las malas noticias…

Hambre-en-Africa

A  nadie le gustan… pero están ahí… algo que me he dado cuenta en el último tiempo es que las publicaciones tristes no gustan a nadie, somos demasiado sensibles a leerlas, a verlas, a escucharlas, preferimos muchas veces ausentarnos del dolor ajeno y protegernos en nuestra pequeña parcela de comodidad.

Yo misma decidí no tener televisión y no ver las noticias por ese tema, sin darme cuenta que muchas veces necesito volver a leer y ver “como va el mundo”, pero quitando la forma incisiva y violenta con que muchos telediarios te presentan lo que sucede.

También he visto a mi alrededor que esto pasa a muchas personas, no vemos la realidad o no queremos verla, aunque sabemos que existe, sabemos la gran mayoría de la población sabe, que ahora mismo mueren niños de hambre, miles de personas son asesinadas por las guerras, hay tráfico y trata de personas, que ríos son contaminados, bosques talados, niños explotados, mujeres maltratadas, y una lista casi interminable que duele en el alma y nos saca la rebeldía…. si, hay un sin fin de cosas terribles que suceden y preferimos “no ver”, porque duelen demasiado.

Pero están ahí, y cuanto más lo neguemos más tiempo tardaremos en dar nuestro granito de arena, para algunos se resuelve donando a las grandes organizaciones que después de ver una serie de documentales e investigaciones, vemos claramente que no funcionan, no ayudan las grandes redes de ayuda humanitaria o ayudan menos de lo que creemos…

Como cambiar entonces?, Como ayudar?, no lo sé, yo misma no tengo las respuestas para todos los problemas del mundo, para las malas noticias, pero tengo algunas que me sirven a mi, pequeños actos diarios, mi forma de vida cambia, enseño a mi hijo otra forma de ver el mundo, hablo con mi tribu, con otras mujeres, con mis vecinas y cambiamos un poquito nuestra forma de tratar el agua, de ver nuestra ropa, de ver los alimentos, de ver nuestras relaciones…

No creo que tenga que salir corriendo para parar una guerra, yo sola no podría es más… un país entero movilizado no se si podría… o frenar los grandes desastres naturales que hacemos… pero lo que yo puedo hacer con la consciencia de que lo estoy haciendo es vivir de forma consciente, real, con los pies en la tierra aceptando esta dura realidad, esta crueldad que los seres humanos tenemos con la vida, esta incultura, este dolor humano.

El dolor, es algo que molesta a todo el mundo, no nos gusta, pero la única forma de sanarlo es aceptar que está ahi, aceptar que nos duele…. eso me dijo amawta una vez. ACEPTAR es lo más dificil, pero es el primer paso para sanar el dolor. Ya sea el tuyo, el nuestro, el de nuestras ancestras, el de la humanidad.

Entonces, al aceptar ese dolor, puedo co-crear cosas, canciones, colores, risas, cuadros, abrazos, amores, ternura, comida, puedo co-crear la realidad sabiendo que esa realidad está herida y no ignorarla más, no darla la espalda…

La humanidad es un/a niño/a herido/a… y cada uno de nosotros es la humanidad, lo que habita en mi, está en todo y lo que está en toda la humanidad está en mi.

El Amawta a veces, muchas veces nos recuerda…. “ACEPTEN SU DUALIDAD”, hemos nacido para reir y también para llorar, para amar y para odiar, para abrazar y para alejarse, hemos nacido para aprender a ir de un polo a otro hasta encontrar el EQUILIBRIO.

En fin… son solo reflexiones rápidas a altas horas de la madrugada!

 

Warawara · Neila Marquina
Divina y Humana

La humanidad va fatal y eso me duele… que hacer?

mafalda-1

Muchos de nosotros somos seres sensibles, PAS, personas de alta sensibilidad y cuando vemos las noticias o nos llega a través de alguna red social, las imágenes dolorosas de la guerra, las injusticias, los maltratos a niños, a animales, a la naturaleza…etc., sentimos como el corazón se nos cierra, como si una puñalada nos hiriera el alma… y nos suben unas tremendas ganas de llorar, de enfadarnos con el mundo… de perder la fe en la humanidad y mandar todo por un tubo… y alejarnos de todo! para no “sufrir” con lo que vemos o sentimos.

Muchos de los PAS (índigos, cristales o arcoiris), preferimos “desconectar” del mundo, nos alejamos de las noticias y tratamos de relacionarnos con personas menos tóxicas que nos recuerden que haber nacido debe tener algún sentido que no conocemos.

Pero, al mismo tiempo, sabemos que alejarse de todo no es la solución, porque el “mundo” sigue ahí, con todas sus miserias y todo ese dolor que sentimos en nuestro cuerpo y en el alma, cada vez que echamos la mirada hacia él.

¿Qué hacer entonces?

Muchas veces a lo largo de mi vida, me pregunté que podía hacer para cambiar lo que veía a mi alrededor. Me metí en política, en movimientos anti-políticos, en movimientos sociales, estuve algún momento de activista en pro de… luego inicié mis propios proyectos, trabajando con niños de la calle o centros de acogida, estudié psicología con la intención de tener herramientas para ayudar a las personas… pero aún y todo, el dolor seguía ahí… pues la realidad humana no se puede tapar con un dedo.

Recuerdo muchas veces llorar por no comprender el mundo, a las personas, a la humanidad, por no comprender ¿cómo es posible que hagamos todo esto sin darnos cuenta?… y por esa sensación de impotencia que me decía de que haga lo que haga.. al final no sirve de nada!.

Hoy gracias al cielo, gracias a la Pachamama, gracias a mi misma, y a que pude encontrar mi misión, mi camino a través de gente sabia que supo guiarme y supe reconocer, he encontrado varias respuestas, desde la visión amawtica tiwanakota, que no son únicas verdades… pero son las que me ayudaron y una de ellas es la aceptación

Aceptar… Creo que es lo más dificil y lo que me tomó más tiempo, pero a la vez una de las cosas que me ayudó a volver a mi centro y retomar mi misión!.

  1. Aceptar que EN ESTE PLANO SE VIVE LA DUALIDAD, que el mundo en el que he elegido de nacer es dual”, que aquí uno nace para reír, para amar, para ser feliz, pero también para llorar, para entristecerse o enfadarse. Que la dualidad se expresa en todo lo que existe, está en mi misma y en todo lo que me rodea. Que aceptarla, me ayuda a centrarme, a estar en mi propio centro, desde donde todo lo que veo cobra otro sentido.
  2. Aceptar que LA HUMANIDAD ESTÁ GESTÁNDOSE, que no es perfecta, que no estamos “terminados”, sino en proceso de evolución y que esa evolución nos va llevando de un extremo a otro, de la pureza a la maldad, de la belleza a lo detestable, del amor al odio, de la sabiduría a la ignorancia, y así hasta llegar un día al equilibrio entre nuestras polaridades. Por lo tanto, soy parte de una humanidad en evolución, yo misma estoy evolucionando, por lo tanto no soy perfecta!
  3. Aceptar que todos respondemos a la LEY CÓSMICA DE LA LIBERTAD, cuando era pequeña reclamaba a mis papás el porqué me habian traido, hoy sé que fuí yo quien elegí nacer en este planeta, en este plano, en la familia que elegí, en mi país, etc., y vivir las experiencias que la vida tenía preparada para mi. Esto me llenó de muchísima responsabilidad sobre mi propia vida, mis dolores y mi sanación, sin echar ya la culpa a ellos por haberme traído, esto fue importante para empoderarme. Pero a la vez aceptar esto, mientras tratas de encajar con lo que ves en el mundo es dificilísimo, en realidad no ayuda mucho, ni para el dolor o el enfado!, pero aceptarlo, me permitió generar cambios desde otro lugar de conciencia, desde mi centro.
  4. Aceptar la LEY CÓSMICA DEL AYNI, aquí en la Pachamama, en la madre tierra, todo es ayni, todo es reciprocidad, todo tiene al equilibrio… por lo tanto sé que lo que sucede ahora, es parte de ese movimiento que vuelve al equilibrio, todo lo que sucede, es parte de esa ley, de causa y efecto, de dar y recibir, de no dar y no-recibir. Es un aprendizaje contínuo y difícil cuando al ver una sola vida, vemos un fragmento de toda la vida cósmica de ese ser, no sabemos cuál es su deuda, que está dando, qué propósito tiene lo que le sucede, no llegamos a comprender el misterio de la vida, pero la certeza de que hay una ley que hace que todo vuelva al equilibrio, permite tener un poco más de paz, y ser co-creadores de ese Ayni, de ese retorno al equilibrio de la Tierra, de la humanidad, de la sociedad, de todo lo que nos rodea, de nuestra propia vida.
  5. Aceptar que tenemos que pasar por la EXPERIENCIA!… de pequeña odiaba que mis padres me digan que hacer o que no hacer, necesitaba experimentar cada caída, cada dolor, cada alegría y cada premio por mi misma… entonces, si esto aplica a mi ¿porqué no aplica a toda la humanidad?, comprendí que toda la humanidad aún es niña, que estamos cayendonos, llorando, sufriendo por las caídas pero esto nos permite “aprender” y más importante “desaprender”…
  6. Aceptar que SI QUIERO CAMBIAR EL MUNDO, DEBO COMENZAR CON MI PROPIO MUNDO muchas veces me encontré a mi misma reclamando a la sociedad a la humanidad, su violencia, sus heridas, su ignorancia, su indiferencia ante el dolor ajeno… hasta que empecé a ver mi propia vida, y vi mis relaciones, vi el enfado, la violencia que habían en las relaciones con mis padres, con mi familia, con mi comunidad… ví como era yo misma frente a “eso que reclamaba”. Comprendí la famosa Ley del Espejo/Reflejo, y me permitió aceptar que no podía pedir nada que yo no estuviera dispuesta a dar…¿quería amor?, debía ser más amorosa… ¿quería mas comprensión?, pues debía ser aún mas comprensiva… ¿Quiero justicia?, pues debo aprender a ser justa, conmigo, con los demás, con lo que me rodea… y así un largo etc., pues todo cambio comienza en mi misma.
  7. Aceptar que tengo poder… que todos lo tenemos, que debemos EMPODERARNOS, recuperar la fe en nosotros mismos, y eso nos permitirá recuperar la fe en la humanidad. La fe en nuestros proyectos, en nuestros sueños… Esta página y todo lo que hago es un ejemplo!, antes tenía mucha vergüenza de escribir, del qué dirán, de que si lo que digo o no le agrada a la gente…  no tenía fe en mi misma, ni en mi verdad… mi poder estaba en “el qué dirán”… pero hoy se, en base a mi propia experiencia que lo que cada ser humano tiene que decir, es SU VERDAD, es su trocito de experiencia, de vida, es su responsabilidad… mi MISION ES DAR MENSAJES… compartir esto que aprendo, ayudar a más personas a hacerse responsables de sus propias vidas, a empoderarse, y muchas cosas más… y eso es mi aporte a la humanidad.
  8. Aceptar que SOY TIERRA EN CONSCIENCIA es decir, que toda la humanidad con sus dolores… sus fracasos, sus heridas… su inconsciencia.. todos los humanos, cada uno pequeño grande, gris, verde o azul… etc., “todos” absolutamente todos independientemente de lo que hagamos… no somos nada más que una partecita muy pequeña de la Tierra… vivimos sobre su piel, la explotamos, la expoliamos, le hacemos barbaridades a nuestro planeta… pero no somos nada, ni lo seremos el día en que ella se mueva un poquito, porque será como cuando uno necesita cambiarse de ropa… toda la humanidad comparte una sola consciencia (sino lean a Jung!) y si somos conscientes es porque lo es la Tierra, es imposible pensar que la conciencia solo nos pertenezca a los humanos… si lo somos, es porque vivimos en un “ser vivo consciente”, pero claro, como dice el Amawta Fernando, no le vemos cara de humano… y no le reconocemos!… somos su prolongación, somos su extensión… somos su conciencia, su dualidad, somos parte de ella… en todos sus aspectos! y ella es dual”… así que sabiendo esto….
  9. Acepto que puedo ELEGIR…  estar en el AMOR DE PACHAMAMA… y colaborar a que más partes de ella (es decir otros humanos) despierten esa consciencia…. o seguir ignorando la responsabilidad que tengo sobre mi misma, mis relaciones, mi lugar en el mundo y esta maravillosa oportunidad de aprender y desaprender por la que he nacido!

Mi conclusión… 

Es que no hay conclusión… sino que todo es parte de esta ciclicidad de la que somos parte, nuestro sistema solar es parte de una galaxia que es parte de otra aún mayor y vamos dándonos un “paseíto” por el universo… así que me es imposible concluir algo, porque no se lo que vaya a suceder en el futuro.

Así que como no hay conclusión, solo me toca estar en el presente… RESONAR en el presente, tener MÁS CONCIENCIA en el presente y transmitir este GRAN AMOR que lleva mi corazón de estrella a quienes me rodean, en cada momento presente…

Me he puesto del lado de quienes tocan campanas porque sé que ha llegado un tiempo de cambio… he nacido para ello, estoy preparada, tengo fe en mi misma, tengo fe en ti, en que tu, yo y todos los que estamos buscando soluciones… podemos hacer que más células humanas despierten!!

Y ese es mi papel!.. minúsculo en el vasto universo…. tan válido como el de una hormiga…

Jallalla!!!!

Warawara · Neila Marquina
“La estrella que viaja por el universo… llevando el mensaje de las estrellas… de los ancestros”

Día 20: Nuevo Sol y nueva masculinidad

20 de Diciembre de 2017
21 DÍAS de preparación para el SOLSTICIO
“meditaciones, mensajes, canalizaciones y sueños”

Ya estamos al final de estos 21 días de meditaciones… cerrando este ciclo corto que ha durado 13 lunas, una vuelta al Sol llena de aprendizajes que van asentando a medida que meditamos en ellos.

Hoy, el sol está a una mayor distancia angular negativa del ecuador celeste, está más lejos de lo que estará durante todo el año. En las tradiciones antiguas, tanto del Sur como del Norte, esta noche, es la noche más larga, aquella que esperamos pacientes toda la noche para que el Sol renazca y nos traiga nuevamente su luz. Sigue leyendo

Día 12:… Sobre la Individualidad y la Comunidad Amawtica

piestribu

12 de Diciembre de 2017
21 DÍAS de preparación para el SOLSTICIO
“meditaciones, mensajes, canalizaciones y sueños”

Qué rápido pasan los días!! a penas si me da tiempo para poder transmitir toda esta hermosa cosecha que llega cada día.

Hace varios posts, que vamos hablando sobre la dualidad y hoy siento que es el momento de profundizar en una de sus manifestaciones que marca nuestro momento histórico: el  Individualismo y el  Comunitarismo (ojo! no es comunismo)! Sigue leyendo

Día 10:… Sobre nuestros éxitos y nuestros fracasos.

doscaminos

10 de Diciembre de 2017
21 DÍAS de preparación para el SOLSTICIO
“meditaciones, mensajes, canalizaciones y sueños”

¿Cómo ha sido tu año? ¿Qué palabra resume cada mes? ¿Cómo te sientes al hacerlo?… Yo te cuento que entre la crianza, las terapias, los proyectos que voy preparando para el año que viene y mi vida “normal”, me queda el tiempo justo para seguir con este compromiso que me hice de meditar y profundizar cada día hasta el Solsticio, sin embargo continúo muy contenta de compartir mi cosecha anual… jejej

Dos oportunidades para iniciar nuestro ciclo

Alguna vez en las Conversaciones con el Amawta Fernando, él nos explicaba que la Pachamama tiene no uno, sino dos años nuevos, dos momentos en que la energía de la Madre tierra se renueva, uno es en el Sur con el Año Nuevo Andino el 21 de Junio, y el otro es aquí en el Norte, este próximo 21 de Diciembre. Sigue leyendo

Día 9:… Revisar nuestros pedidos!

09 de Diciembre de 2017
21 DÍAS de preparación para el SOLSTICIO
“meditaciones, mensajes, canalizaciones y sueños”

Después de ir repasando los aprendizajes de este año, después de ver si aquello que nos propusimos el año pasado este año se ha cumplido y recoger esos aprendizajes necesarios, viene entonces la segunda parte tan necesaria y que muchas veces pasamos por alto: meditar sobre nuestros pedidos.

Hay una frase que solemos repetir: “pide y se te dará”… pero “ten cuidado con lo que pidas, porque puede cumplirse”, y de hecho se cumple tarde o temprano, porque todo aquello que hemos pedido ha sido tomado en cuenta por el universo!.

Así que una de las cosas más importantes que tenemos que tener en cuenta, es no solo pedir lo que deseamos en momentos de alegría, sino también revisar aquellos pedidos que hicimos en los momentos más duros, cuando sentíamos que la vida se nos venía encima y que no había salida. Sigue leyendo

Día 8:… Aprender a Desaprender

08 de Diciembre de 2017
21 DÍAS de preparación para el SOLSTICIO
“meditaciones, mensajes, canalizaciones y sueños”

Desde pequeños hemos aprendido que cuando hacemos las cosas como los demás esperan de nosotros, siempre caeremos bien. Cada vez que hacíamos lo que los adultos  querían éramos premiados con aplausos, mimos, palabras cariñosas, un ¡qué bueno que eres!,etc., De igual manera hemos aprendido que hacer lo contrario, a las expectativas de los demás, nos convertía en “malos chicos”.

De pequeños, íbamos a lugares que no queríamos ir, estábamos con personas que no queríamos estar, en situaciones que no nos gustaban, decíamos cosas que no queríamos decir. Incluso a veces, comíamos y nos vestíamos de cierta manera solo para complacer a quienes estaban a cargo de nosotros. Sigue leyendo